LA VERDADERA HISTORIA DE SARMIENTO NUNCA CONTADA. HAY VARIOS CAMINOS DEL SARMIENTO MASON AL EDUCADOR CRISTIANO Y PRESIDENTE ARGENTINO (CAP. 6/10)

Sarmiento debería tener envidia al cristianismo debido a que este educaba con mucha más objetividad que él en las diferentes materias, sino seria imposible comprender el odio que le brotaba por los poros cuando se refería a los sacerdotes catolicistas.

Uno de sus paradigmas incongruentes fue la de comparar la vestimenta como ejemplo de la “barbarie” a la cual denostaba constantemente “...hay similitud entre los pliegues de la sotana del jesuita y los dobleces del poncho gaucho”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 48. Pág. 286.

 

No gustaba de las iglesias, templos o basílicas “...son como los esqueletos y las momias de mastodontes y megaterios, ¡que bellas y enormes inutilidades!”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 36. Pág. 213.”...a su juicio no debe invertirse dinero en templos”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 18 y 51. Pág. 258 y 17.

Tales manifestaciones no era declamadas solamente por criticar, tras de estas censuras se encontraba el educador intelectual de los ingleses que en su mayoría respondían a la religión protestante la cual apoyó asiduamente y abiertamente hasta el último día de su vida.

El no creer en la iglesia cristiana le haría decir cosas como “...pobre del que solo contase con las oraciones de los frailes para salvarse, perturban la tranquilidad pública”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 48. Pág. 249. “...funciones que hieden a idolatría a lenguas y a barbarie de cerca, escena del ridículo. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 48. Pág. 281 y 282.

Hasta que en un momento le salta el inglesito que lleva dentro de su alma “...quien los manda andar por la vía pública con esas zarandajas, sacudiendo campanillas. Además el Inglés era un gentleman”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 48. Pág. 248. Todo porque un inglés le pegó con un paraguas a un sacerdote.

El masón sanjuanino no declarado se acercaba despaciosamente a la realidad oculta que era su devoción al protestamiento inglés sobre una forma diferente de religión “...odiar a sus semejantes, tener en la punta de la lengua la injuria a la Veuillot; impíos herejes; y sobre todo apretar la bolsa, y no largarle un Cristo a Cristo, para nada que mejore la condición del hombre” OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 48. Pág. 285.

Sus sátiras, burlas o desaires llegó a pleno cuando en semana santa de 1882 criticó en forma descarada a la religión cristiana y a su creador, así su pensamiento tétrico quedo sellado en los diarios, La Nación, El Diario, El Libre Pensamiento, Le Corrieri de La Plata, el Eco de Córdoba. Tribuna Nacional, SARMIENTO, LOS LIBERALES Y EL IMPERIALISMO INGLÉS. Roberto Tamagno. Págs. 280 y 281.

En 1849 era católico, en 1878 estaba contra las disposiciones de la iglesia, en 1883 vuelve nuevamente a su mensaje clerical demostrando ser en vida un hombre absolutamente descuidado de sus ideas, le da lo mismo uno que otro, critica por criticar actúa sin una línea bien argumentada, va saltando por el lado que le conviene y cuando cree provechoso, tiene un razonamiento rayano a la locura lo cual ya le había costado una espontánea desaparición preparada de Chile, algo parecido a “sacárselo de encima”, pero a pesar de todo fue presidente gracias al legado de Mitre cuando fue su amigo.

El presbítero Lugones lo critica en la Cámara por su forma de actuar al Frente del Consejo de Educación y el gran sanjuanino responde “...clerizonte diminuto, afilado, figura de hurón, que viene a sostener con el peso de su palabra de corcho, que es la mentira oficial, mentira enseñada por Ibarra y Taboada, mentira de clérigo, mentira de indio y español”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 47. Pág. 276.

Nada es poco para el gran educador, “da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos, caradura o polizón”, letra de tango que cae justo para el pensamiento del sanjuanino“...el catolicismo es cruel, rencoroso, tiránico, perseguidor, expoliador y opresor de los débiles. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 48. Pág. 262 y 263,

Y vaya a saber uno donde comulgaba este hombre que fue nuestro presidente al manifestar “...exterminadores religiosos, armados de fanatismo y las leyes de indias, muchedumbres ignorantes, supersticiosos, indiferentes a la libertad, al bienestar, a la nacionalidad, solo sensibles a la cuerda religiosa exclusiva”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 21. Pág. 228.

Cuando se repasa la vida de este hombre que no tenía ningún tipo de vergüenza en expresar lo inconcebible  creyéndose, el mismo, como el gran salvador de la patria y la educación, uno no deja de asombrarse de leer desde su propia pluma semejantes barbaridades que ni el mismo Facundo Quiroga se animaba a verter tomando como verdadero el mote de bárbaro que le había adosado el sanjuanino.

Y para terminar con el capítulo de hoy, prestemos suma atención a esta frase “...los protestantes hicieron un gran bien al progreso de las ideas, enseñarían al pueblo que sigue la procesión de nuestra señora del rosario”. OBRAS COMPLETAS DE SARMIENTO. Tomo 21. Pág. 228.

Su adhesión a los protestantes no era porque estaba imbuido de esa religión, lo hacia solamente porque mayoritariamente esta se practicaba en Inglaterra, y para el gran educador los ingleses eran palabras santa, por mas que suene risueño lo de santa.

Imprimir Correo electrónico

logo

No te pierdas las novedades de PVAT. Seguinos en las Redes Sociales.