Atanasio Duarte y el espíritu patriota

Fue el primero que habló en voz alta de independencia, haciéndolo con ideas de grandeza. Esta nota es un homenaje aún pendiente.

No sabemos si nuestra patria nacía el 25 de mayo o ese fue el día de su concepcion. Pero lo escrito por este oscuro capitán de Húsares sobre su vivencia del 25 de mayo tiene el valor de una fotografía.

 

Lo que nos debe llamar la atención es el concepto iberoamericano con que ve lo que estaba sucediendo.

Del 25 de mayo nos llega este poco épico relato: "... me enfermé de almorranas hasta el día lunes que se empezó a tratar la instalación de la Junta, que llegó a mi casa don Agustín Talavera armado de espada y pistolas...y sin atender al cruel achaque que padecía, me tiré de la cama y abrazando al dicho Talavera no pude decirle más expresión que ¡Viva nuestra Feliz América del Sur!...y me dirigí al cuartel".

¿Quién escribía esto? Ese ignoto militar era Atanasio Duarte, quien pocos meses despues, en diciembre de 1810 hiciera enojar tanto a Mariano Moreno que diría, en su decreto de supresión de honores que "ningun habitante de Buenos Aires; ni ebrio ni dormido...".

El ebrio era Duarte, pero podemos asegurar que no estaba dormido.

Es mas: al coronar a Saavedra en su brindis lo llama "emperador de America", tal vez exagerando, pero nunca achicando la patria naciente al "habitante de Buenos Aires" de Moreno.

Nuestro borrachín era un auténtico iberoamericano,y recién luego de 200 años nuestros paises buscan encontrarse.

Duarte era nacido en Maldonado (hoy Uruguay), hijo de un Venezolano ("Hijo de la gloriosa independencia de Caracas") y de una Brasilera ("del pueblo más inmediato a nuestros campos"). Una gaúcha seguramente.

Así es como se filiaba en sus escritos este auténtico primer Iberoamericano.

Imprimir Correo electrónico

logo

No te pierdas las novedades de PVAT. Seguinos en las Redes Sociales.