El peronismo “mogólico” de Guardia de Hierro

Desde la frase desafiante de Miguel Bonasso calificándolos de “mogólicos” en uno de sus libros hasta las calificaciones de “troskos” en los ’60, “fascistas” en los ‘70, “guardiamarinas” en los ’80, “mesiánicos” en los ‘90 o simplemente “derechistas”, los guardianes tuvieron y tiene que acarrear con prejuicios desde el sector académico que no los considera como objeto de estudio y desde cierto sector de la militancia que aún los estigmatiza. El estudio sobre los grupos peronistas surgidos luego de 1955 se centró, mayormente, en Montoneros y agrupamientos afines. Recién en estos años hay un ávido interés por investigar el origen y accionar de Guardia de Hierro.

Algo de historia

En el proceso de reorganización peronista durante la proscripción un grupo de la Juventud Peronista decidió ostentar una identidad propia dentro del Comando Nacional Peronista. En una reunión de café por 1961 Gurioli, Ainseinstein, Ambrosoni y Alvarez, al elegir como nombre Guardia de Hierro sellaron una identidad y un destino a su futura organización de centralidad en el Peronismo.5 Entre algunos hechos de su historia los guardianes participaron, en los ’60, del Congreso de la Juventud en Montevideo y se enfrentaron a Pablo Vicente, ex delegado de Perón. Luego se acercaron a Bernardo Alberte, nuevo delegado de Perón, quien los autorizó a publicar un texto desde su frente

universitario, diferenciándose en su accionar del resto de los grupos peronistas, siendo caracterizados dentro del movimiento tanto de “troskos” como de “fachos”.

En su encuentro con Perón de 1967 se delineó la centralidad guardiana, ya que el líder justicialista los persuadió de no participar en la lucha armada - pensaban entrenarse en Argelia - y que debían conformar la “retaguardia ambiental”, a través del trabajo social de base barrial por células para multiplicar los simpatizantes de la causa peronista. Según Alejandro Pandra: “El propio Perón nos sacó en los 60 de los pelos de la lucha armada y nos dio la misión de "retaguardia estratégica". Desde entonces intentamos convertirnos en un estado mayor fiel al conductor, un "cuerpo de centro" del movimiento, muy ligados a la base y al pueblo. Después de la muerte de Perón, en que la "orga" se disolvió, intentamos interpretar siempre la situación según la concepción y doctrina peronista”.

Bajo el liderazgo de Álvarez, Guardia tuvo una afluencia de cuadros y militantes de diversos sectores, desde el cristianismo hasta la izquierda, pasando por la ortodoxia peronista, lo cual los llevó a intentar una síntesis ideológica dentro del pensamiento peroniano. En su Informe Histórico de 1967, aprobado por el propio General, retomaron las líneas históricas del campo nacional aunque sin ceñirse al revisionismo rosista. De igual forma sus análisis y exploración de la realidad política fue una constante en G. de

H, dada su obsesión por recabar información y elaborar hipótesis.

Primeramente como Mesa del Trasvasamiento - integrada por Dardo Cabo, Roberto Grabois y el propio Álvarez – y, más tarde, se dio inicio a la conformación de la Organización Única del Trasvasamiento Generacional (OUTG) en 1972. Allí se sumaron la Liga Humanista de Julio Bárbaro (grupo cristiano universitario), y del Frente Estudiantil Nacional (FEN), liderado por Roberto “Pajarito” Grabois (de importante gravitación en la izquierda universitaria). Pandra refirió que: “La OUTG la conformaron GH, FEN, el grupo Reconquista de Salta, la Fanet de Tucumán y el Humanismo de Córdoba de Chiche Gatica. No hubo documento ni salió en ninguna publicación. Fue una reunión secreta, según las prácticas habituales de la época”.

Dichos grupos, en apariencias, tuvieron un proceso previo de acercamiento al peronismo. Roberto Maffeis afirmó: “yo comencé a militar en el FEN en 1968 en la universidad, pero en 1971 ya me encuentra militando en barrios en pleno proceso de unidad. El acto que referís (la formación de la OUTG) es solo un formalidad casi, el proceso es anterior e incluye la peronización del FEN, un fenómeno digno de destacar. El resultado es la OUTG, Organización Única del Trasvasamiento Generacional, herramienta que al igual que antes Guardia, se pone al servicio y a las órdenes de Perón, durante un proceso ya anunciado por él mismo”.

En su desarrollo como organización tuvieron varios frentes: el Frente Barrial, de trabajo directo con la base; las Mesas de Mujeres, para el agrupamiento del sector femenino; la

Juventud Secundaria Peronista, para encuadrar a los estudiantes secundarios; el FEN, fusionando con la Organización Universitaria Peronista (FEN – OUP), para el activismo en las facultades; y las Brigadas de la JP, para incorporar a los jóvenes a nivel territorial.

“La organización interna estaba diagramada en: frentes, niveles de conducción, defensa, Estado Mayor (…) donde la idea operativa en el territorio y el frente principal era el barrial”, sostuvo Maffeis.

Su organización fue verticalista y cuasi militarizada, ya que existieron brigadistas, jefe de brigada, miembro de comando, jefe de comando local, jefe de seccional, etc. Su trabajo más fuerte, en apariencias, fue con la base peronista de los sectores humildes. Jorge Alberto “Beto” Pérez refirió: “Me acuerdo que me engancho con una movilización. Uno de los que me empuja a integrarme había sido compañero mío del colegio. Al otro día estaba en mi casa, hablándome… Cuando lograban comunicarse con uno que les decía: “Hola, que tal”, al otro día ya te enganchaban… Había una definición de la época que decía que “tirabas una red y levantabas”.

No existió un uniforme obligatorio, aunque por el retorno de Perón se ordenó que vistiesen camisa blanca, pantalón, zapatos y brazalete negro. Armando “Tito” Fiscarelli confió que: “Para la movilización por el 20 de junio de 1973 (…) fuimos con pantalón negro, camisa blanca y brazaletes negros que decían J. P. B (Juventud Peronista Brigadas)”. Años más tarde se impulsó el uso de uniforme miliciano color pardo con cinturón cruzado junto al brazalete con la inscripción “Aquí se aprende a amar a Perón” para el grupo de juventud renombrado Guardia de Hierro, hecho que generó algunas discrepancias y deserciones.

Su mayor arma fue el adoctrinamiento, a través de la lectura de los discursos y escritos de Perón y a través de la película “Actualización política y doctrinaria para la toma del Poder” del Grupo Cine Liberación de Fernando Solanas y Octavio Gettino. A eso lo acompañaba el trabajo comunitario, la acción barrila, el ir “puerta a puerta” con material de Perón, con alguna cinta de audio, invitar a una mateada, y “sumar” a la persona a futuras reuniones cual grupo evangélico.

El FEN tuvo su órgano de difusión, el “Periódico del FEN”, sumándose a la labor de “Guardia de Hierro”, como publicación de militancia; “Trinchera de la Juventud Peronista”, dirigida por Alejandro Quintana, lanzada a partir de 1973, como el órgano oficial de las Brigadas; “Ser Peronista” del Instituto Doctrinario de G. de H; o las publicaciones, discos y cassettes que sobre Perón y Evita se realizaron desde Ediciones de la Reconstrucción. Mientras que desde el Instituto Carrillo y la revista “Hechos e Ideas” dirigida por Amelia Podetti desde 1974, sirvió para aglutinar a los intelectuales. Pablo Hernández afirmó que: “esto lo destacó hasta Feinman, era muy difícil rebatir a los guardianes en su visión sobre Hegel y otras cuestiones filosóficas”.

Tras el triunfo en la interna del PJ capitalino, la reunión de las juventudes peronistas en la Federación de Box de 1972 signó la tensión entre Guardia y la Tendencia, siendo la unificación un triunfo de los segundos en detrimento de Álvarez. Los “retornos” de Perón movilizaron a los guardianes, quienes llevaron una oración de Álvarez donde se diferenciaban del Frente Rojo (los montos y los troskos) y el Frente Negro (el C. de O, la CNU, López Rega y Osinde). La vuelta de Perón y el tercer gobierno significó el mayor crecimiento de Guardia a nivel de militancia y superestructural, por el ingreso de concejales, legisladores, diputados y funcionarios de la organización. Pero, tras la muerte del viejo Líder el 1º de julio de 1974, Álvarez disuelve formalmente la organización con la excusa de haber concluido G. de H. con su misión, provocando desconcierto y confusión en todos los cuadros.

Después de su autodisolución

Igualmente parte de su “Estado Mayor” y dirigencia intermedia intentó readaptarse sea en su apoyo a Isabel Perón, con la Marina vía Massera o en su relación con la Iglesia. Tras el golpe de 1976 los guardianes quedaron de hecho coordinados, según el texto de Terruera, por el Capitán (RE) de Marina Carlos Bruzzone, resguardando a su militancia de la represión, aunque no se evitó tener militantes desaparecidos. En ese clima Alejandro Álvarez fue al exilio en Europa. Además se estrecharon las relaciones con la Iglesia y los Jesuitas, sobretodo por la Universidad del Salvador, y se planteó desarrollar un partido al estilo del Solidaridad polaco y adherir a las posturas de Juan Pablo II.

Su rumbo en las últimas décadas se mixtura en docenas de grupos, intentos de fusiones efímeras participación en las internas partidarias en los ’80 y un corrimiento a la veta académica, política y/o religiosa.

Los primeros pasos de Osvaldo Deglaue en Guardia fueron explicitados así: “Me encuadro en el Frente Barrial, de simple militante paso a jefe de grupo, y de allí a jefe de comando. Nuestra zona era San José, Témperley, Lomas (…). Nuestro objetivo era el trabajo territorial y la formación de cuadros, sobretodo como relevos de lo que se iba a venir para terminar con el desgobierno alfonsinista y de la Coordinadora.  Nos formaban con los libros de Perón, cosas de San Cayetano. Recuerdo mucho – por mi origen – el tema del libro verde del coronel Kadaffi, temas sobre la resistencia palestina, que eso el gallego le daba mucha bola, la cuestión de Malvinas, a (Leopoldo) Marechal con (su libro) Megafón o la guerra… También con el diario Tercera Posición, luego salieron cuadernillos, la que salíamos a vender por Lomas y por las estaciones. Laburámos mucho con la película de Pino (Solanas) y con un reportaje que periodistas franceses hacen a Perón donde hablaba de recuperar al hombre y los valores como base de la recuperación nacional. Con películas nacionales del momento, con películas sobre temas de lucha y sacrificio, se hacían debates. Ahora me acuerdo que laburamos mucho con La Misión, por la entrega de esos hombres que sentíamos como propia. Pasamos tanto en Super 8 como en videos. A eso le sumamos las pintadas, la volanteadas y el contacto con el vecino. Las pintadas eran consignas peronistas: “Volveremos”, por Malvinas y contra Alfonsín que nos desmalvinizó, con Caputo y la Coordinadora; “2 de Abril”, por el “retorno de los restos de Rosas”; y nuestra preferida: “Volveremos cuando seamos capaces de llegar al corazón del hombre”, que fue la que nos identificó. Nosotros pintábamos como “Comunidad Organizada”, que era nuestro nombre zonal, aunque no se podía tener nombre según Guardia, pero es que elegimos para identificarnos entre los compañeros”.

Actualmente los ex guardianes podrían agruparse en tres sectores. El primero es integrado por políticos profesionales, cuadros técnicos, armadores políticos, referentes de organización o posibles candidatos a ocupar cargos. El segundo grupo son aquellos cuadros medios dedicados aún al trabajo barrial e institucional, donde equilibran charlas doctrinarias con desarrollo intelectual y análisis de la realidad. Y una tercera vertiente es la religiosa, que se encuentra orientada por Álvarez en la Orden de María del Rosario de San Nicolás, Asociación Privada de Fieles Laicos de la Iglesia Católica, la cual es la patrona de los “guardianes”. A estos últimos se une la idea del desarrollo de comunidades autónomas en el interior y plantearse el retiro de la vida ordinaria para resguardar “al hombre y sus valores” de la actual “decadencia” argentina.

Recientemente se estrecharon lazos de entendimiento político con el oficialismo, junto al sostén explícito de Alejandro Álvarez. Dicha sumatoria parece contradecir la evolución del armado político del kirchnerismo, donde la afluencia de cuadros identificados con la ortodoxia sindical (Juventud Sindical Peronista, 62 Organizaciones) y la centralidad peronista (Comando de Organización, Encuadramiento o Guardia de Hierro) fue escasa. Sólo se puede encontrar los acercamientos al kircherismo de Julio Bárbaro presidiendo el COMFER en la presidencia de Néstor Kirchner; José Luis Gioja actual gobernador de la provincia de San Juan; Juan Carlos Gioja, hermano del gobernador sanjuanino, diputado nacional; Julián Licastro asesor en el Ministerio de Defensa; y Alejandro Álvarez (h) en Jefatura de Gabinete de Ministros como asesor. El apoyo de grupos cercanos a G. de H. como el sector universitario de la Federación de Juventudes Argentinas liderada por Alejandro Álvarez (h), y los integrantes de Malón que conformaron el MP 20 y luego se fusionaron en el Movimiento Evita; éstos, actualmente liderados por Marcelo Koening, se reagruparon en la Casa Cultural del Peronismo Revolucionario y en la Revista Oveja Negra.

Actualmente los propios integrantes de G. de H. se autodefinen como: “una escuela de cuadros, con fuerte trabajo territorial (nuestro frente principal), y correspondencia con la conducción de Perón” y “una organización con una fuerte identidad comunitaria, donde fuimos leales a Perón y defendimos la doctrina, donde lo esencial es el centrismo, ya que en nuestra postura ortodoxa buscábamos ponernos en el centro del dispositivo, entre las alas derecha e izquierda del movimiento, éramos centristas porque operabamos en el

centro del movimiento”.

Aún los peronistas que no fueron de Guardia como José Rubén Sentis reconoce que: “(Guardia de Hierro) tiene que ver con la formación de cuadros. Con el sentido y la comprensión que para el peronismo tiene la conducción. Y una verticalidad hacia Perón muy firme. Eran tiempos de la Revolución Cubana, el maoísmo, la lucha armada, el Tercer Mundo. Nada de esa influencia le fue ajena. Creo que GH hizo el esfuerzo para fijar la doctrina peronista como una ideología al separarla de la izquierda y la derecha sin caer en el falangismo u otra variante europea. Esto molesto a muchos compañeros. A los de izquierda por que implicaba una crítica, y la derecha pues mostraba su naturaleza primitiva, y los sindicalistas por que le disputaba la primogenitura. Y formaron lazos tan fuertes entre ellos en los afectos y en la idea que aún se habla de G. de H. como una organización existente. Eso de por sí justifica cualquier trabajo de comprensión de su proceso”.

A modo de conclusión

Alejandro Alvarez, en un reportaje reciente, afirmó: “Es un momento va a ver que tomar decisiones firmes y despejar la mentira de la hipocresía, que reinan en el ámbito político. Creería yo que el despejarlo tiene que ir acompañado de una política que también tienda a despejar los equívocos populares. El gobierno lo que ha hecho a partir del conflicto de la 125, no fue una pelea con el campo, fue una mentira organizada para esconder su verdadera naturaleza, fue una pelea de los pueblos, una pelea federal (…) Veo que hay una toma de conciencia del gobierno, pero no saben lo que sigue, porque nunca fueron peronistas, porque estaban en el peronismo como estaban en un hotel de vacaciones, y descubrieron que no era así, que para ser peronista de verdad hay que combatir, y salieron a combatir… Ha ido cambiando esto, de hacer un giro que al gobierno le ha permitido estar mas cerca del peronismo “subsistente” no al peronismo “oficial”, el peronismo oficial no existe… es otro verso como la Mesa de Enlace. Este señor Duhalde y estos tipos son una sarta de vagos y sarta de ladrones que lo que han querido es aprovechar una situación que ellos creyeron que habían creado ellos…”.

De esta forma sus palabras serían el reflejo de un análisis donde el gobierno “ahora” es peronista y como tales son merecedores del apoyo de Alvarez que aún guía a la Orden y a algunos ex guardianes.

Guardia de Hierro aún convoca a la polémica y la discusión, ya que si bien se analiza actualmente como una organización política que devino en un grupo religioso, es mucho más complejo su estudio. En base a hechos políticos menores, como el apoyo político de un referente y un grupo de poca significación electoral pero que tuvo un pasado destacable, se puede estudiar identidades y procesos políticos, a la vez de marcan tensiones y replanteos de su accionar político.

La relación amor / odio de muchos guardianes con la organización y con su líder, queda en algunos caso  superado por el reflejo de su vida personal y su actividad militante. Al margen de posiciones políticas particulares, los guardianes aún son referentes de militancia real y analistas severos de la realidad política. Quizás una definición crítica sea que G. de H: “Fue una escuela de vida que me ayudó a formarme y a formar cuadros para recuperar al hombre y los valores, tal como me pidió mi conductor el general Perón, a través del triunfo del peronismo. Fuimos la infantería con el trabajo territorial para que surgiese el hombre nuevo en base a una fuerte mística. Pero terminó en una secta de extraños y esclarecidos que alejaban a los compañeros de una verdadera mística revolucionaria como tuvo la compañera Evita”.

Todavía queda mucho que decir y estudiar sobre ellos y su identidad.

 

Bibliografía sugerida:

- TARRUELLA, Alejandro, Guardia de Hierro. De Perón a Kirchner, Bs. As, Sudamericana, 2005.

- POZZI, Pablo A. y PÉREZ CERVIÑO, Ariel, Entrevista a Guardia de Hierro, incluida en http://www.galeon.com/elortiba/pdf/Entrevista_a_Guardia_de_Hierro.pdf

- ANCHOU, Ángeles, Guardianas, las mujeres de Guardia de Hierro, Buenos Aires, UBA e Imago Mundi, 2007.

- CUCCHETTI, Humberto, Religión y política en Argentina: trayectorias peronistas entre el catolicismo y un linaje de conversión católica en trayectorias justicialistas, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 30/03/2007, publicado en http://nuevomundo.revues.org/index3847. y htmlhttp://revistazoom.com.ar/articulo2039.tml

- VAZQUEZ, Pablo, La Legión de San Miguel Arcángel de Rumania. ¿Partido Fascista u Orden Monástico – militar? Origen y desarrollo, Su influencia en Argentina, incluido en VI Jornadas Nacionales de Historia Moderna y Contemporánea, 1º Foro Internacional, Universidad Nacional de Luján, septiembre 2008, (edición CD Rom).

- VAZQUEZ, Pablo, Tiburones insaciables. La militancia de Guardia de Hierro durante los años 70 y 80 en el recuerdo de sus cuadros de Lomas de Zamora, en IX Encuentro Nacional y III Encuentro Internacional de Los usos de la memoria y la historia oral, UBA e Instituto Histórico Bs. As, octubre 2009 (edición CD Rom).

- VAZQUEZ, Pablo, Guardia de Hierro: Origen, desarrollo, autodisolución y resurrección, incluido en V Jornadas sobre Historia Reciente, Universidad Nacional de Gral. Sarmiento, junio 2010, (edición CD Rom).

- Colección Revista Hechos e Ideas,  período 74 - 75,  y años ’90 hasta el presente.

Sitios web:

http://www.agendadereflexion.com.ar/

http://www.pensamientonacional.com.ar/

www.historiadelperonismo.com

Imprimir Correo electrónico

logo

No te pierdas las novedades de PVAT. Seguinos en las Redes Sociales.