Malvinas: Del “Belgrano” al “Sheffield”

Londres, Domingo 2 de Mayo de 1982

La jornada se caracterizó por una gran confusión, con comunicados totalmente contrapuestos, en que ambas partes se adjudican victorias y el haber ocasionado importantes pérdidas a su adversario. Los dos contendientes han prometido fotografías de los efectos de su accionar. Uno debe mostrar las tomas de la vital pista de Puerto Argentino “destruida” y el otro algo de los cinco aviones derribados y algún barco averiado. Además, Buenos Aires insiste en que la pista está “intacta”.

 

Mientras uno dice que simplemente bombardearon, los otros aseguran que hubo un intento de desembarco masivo rechazado. ¿El bombardeo habrá sido una distracción para un operativo de mayor envergadura?
Al anochecer, del exterior llegaron versiones de un ataque al crucero “General Belgrano” y aquí, sin información oficial, solo trascendió que se le habrían ocasionado “varios daños”.

Una prueba más de desinformación: Aquí nadie se enteró de los centenares de celebraciones que hubo ayer en todo el mundo festejando el primero de mayo. En muchas de ellas aparecieron banderas argentinas y los trabajadores criticaron al imperialismo norteamericano tanto como al colonialismo británico.

La televisión francesa hoy pasó tomas en que aparecen aviones argentinos saliendo y entrando de la pista de Puerto Argentino. Mientras, los ingleses continúan con sus dibujitos -nada de fotos- señalando “exactamente” treinta cráteres provocados por sus bombas como llamas sobre depósitos de combustibles y otras instalaciones militares.

El jefe opositor laborista Michael Foot, comprende que ahora los Estados Unidos, al tomar partido abiertamente junto a Gran Bretaña, no puede continuar hablando de negociaciones ni menos hacer de mediador. Tampoco está en condiciones de mediar ningún país de la Comunidad Europea, o de Japón, Canadá o Australia, sumados a las sanciones económicas en forma de agresión hacia Buenos Aires.

Anthony Benn, de la izquierda laborista, continúa formulando duras críticas a Margaret Thatcher, diciendo que “pierde progresivamente el control de la máquina de guerra, ahora en manos de almirantes y generales” .

Campaña sicológica y guerrera

Hoy se destacaron por igual dos cosas. Una es la muy dibujada victoria de la “batalla” de las islas Georgias. Todos los diarios sin excepción publican casi idénticos gráficos. Otra es la apología “guerrera” de Margaret Thatcher y John Nott, su ministro de defensa, “cruzados de la justicia”. Hasta salen notas hablando de “la capacidad e inteligencia” del alicaído y locuaz vicealmirante “Sandy” Woodward, quien fuera criticado en los Comunes por lanzar bravuconadas tales como declarar que “esta guerra será un picnic”.

Las películas guerreras para niños se multiplican, como también las audiciones radiales para los británicos residentes en el exterior, a quienes se les sugiere hacer colectas para comprar misiles.

La ponderación de los soldados también es curiosa. Como en Gran Bretaña no hay servicio militar obligatorio, se refugian en las Fuerzas Armadas muchos jóvenes por no poder superar la desocupación reinante (más de tres millones). También van allí todo tipo de marginales.
Sobre las posibles bajas y heridos tampoco hay acuerdos. Los británicos dicen que todos volvieron sanos y salvos y después que tenían heridos leves. Luego que era uno solo, “pero puede caminar”. Argentina reconoce algunos heridos y ningún muerto.
Argentina se dice agredida y los británicos afirman que “no hemos declarado la guerra sino que accionamos en auto defensa”.

La BBC dice: “Hasta que el secretario de estado norteamericano, Alexander Haig, anunciara que su país finalizaba su rol de mediador, para los incautos, Estados Unidos era visto como un relativo conciliador. Sin embargo, ahora todo esto ha cambiado, y los residentes norteamericanos en Argentina se encuentran con que el presidente Reagan es señalado en los periódicos como un matón que apoya las intenciones asesinas de Gran Bretaña. “Lo que se observa y admite, es que Estados Unidos se hace acreedor, en este momento, de más hostilidades que Gran Bretaña... el resentimiento argentino tiene que ver con la posición enemiga que ha adoptado un estado “fraterno” americano... Los descendientes de norteamericanos nacidos en la Argentina piensan que es injusto se los identifique con el bando británico...”.

Otros títulos en la prensa inglesa

Sunday Standard en título de primera sostiene: “Pym viaja a Washington hoy para presionar a la Junta, luego de dos exitosos ataques aéreos que dañaron dos pistas de aterrizaje en Malvinas”.

Otra noticia de Buenos Aires dice que los embajadores argentinos en la UN y la OEA fueron instruidos para denunciar el ataque.
The Mail titula: “El poder y la grandeza”. Es una nota donde hace declaraciones Margaret Thatcher: “Todavía tenemos una cierta grandeza y no estamos nada mal cuando de poder se trata”.

En tapa publica una foto del General Galtieri cabalgando en una mula, pero el epígrafe dice tratarse de un burro.

“Los días de Galtieri pueden estar contados” y dice que “escondido en su palacio y considerando sus próximos pasos junto a una botella de su whisky favorito (“Glenfidich”), el canoso dictador ya fue castigado tanto en Buenos Aires como en Washington, según fuentes bien informadas”.

También se informa del partido de Hockey sobre patines en Lisboa entre Argentina y Gran Bretaña, terminado 8 a 0 en contra de los ingleses, “los tiros de las Malvinas, no detuvieron el campo de batalla deportivo en Portugal”.

Sunday Telegraph : “Buque británico averiado en batalla”. Habla de un comunicado de Buenos Aires, diciendo que “sus fuerzas estaban resistiendo el ataque y bombardeo naval británico”.,br> “Traigan al principito”. Así se titula una nota de Kenneth Clarke, desde Buenos Aires. Dice que la agencia de noticias oficiales TELAM, informó anoche que a las dos de la tarde de ayer el almirante “Sandy” Woodward emitió un mensaje radial al gobernador de Malvinas general Mario Menéndez, pidiéndole que se rinda incondicionalmente. De acuerdo con TELAM, Menéndez respondió: “De ninguna manera porque estamos ganando. Traigan al principito y vengan a buscarnos.

El editorial se titula: “El mensaje de los bombarderos a la Junta”. Dice: “El bombardeo de Puerto Argentino, el abandono de Haig a la misión de paz y la declaración del apoyo norteamericano a la Gran Bretaña, son hechos drásticos aunque superados. Son lógicos”.
Sunday Express : Un título dice: “Dos aviones de la fuerza aérea argentina, un ‘Mirage’ y un bombardero ‘Canberra’ fueron derribados por ‘Sea Harriers’ del ‘Hermes’ y del ‘Invencible’... otros aviones argentinos sufrieron graves daños en una persecución aérea cerca de la costa... tres fragatas británicas bombardearon anoche posiciones militares argentinas cerca de Puerto Argentino, mientras la Junta amenazaba con una respuesta naval”.

Otro título: “Los tenemos en un puño, entonces no vacilemos ahora”.

The Sunday Times titula: “El bombardeo a las Malvinas”. “Allí publica un esquema (nada de fotos) de Puerto Argentino con su pista de aterrizaje. Se dibujan una serie de explosiones y altas llamaradas. Luego dice: “Dos ‘Mirages’ derribados y pista dañada”.
Hay una nota sobre Anaya (“hombre duro”) y Lami Dozo (“hombre blando”)”. También una cronología de los últimos hechos, versión británica.

El editorial titula: “Escalada sí, pero diplomacia también”.

Sunday Mirror dice: “¿Cómo hundimos una mentira enemiga?”. Aclara que “la inteligencia británica arruinó los planes argentinos de declarar la primer victoria de las Malvinas”.

News of the World : “Los bombarderos ‘V’ rugen en acción” Esta vez titula en plural.

“España critica el ataque aéreo”, agregando que ese país fue el único de Occidente que condenó la acción, diciendo que “es una grave escalada en el conflicto”.

The Sunday Times trae en tapa una foto de la Plaza de Mayo en la que mile s de personas hacen la V de la victoria.
Sunday People dice: Healey apoya el ataque aéreo”. Dice que el líder laborista aprobó el ataque a Malvinas, pero advirtió que la crisis no se resolvería sólo por ataques militares.

The Observer , el Guardian de los domingos, titula una larga nota: de Peter Hill: ¡Qué hermosa crisis!. Alli se sostiene jubilosamente que “con este conflicto transformasremos la marina de guerra, elevaremos nuestras exportaciones por nuevos estilos de barcos y reviviremos nuestra industria naval.

En otra nota titula: “El factor Nuremberg ronda a la Junta”. Es un artículo de James Neilson, editor del Buenos Aires Herald desde Uruguay, donde se encuentra auto exiliado, diciendo que hay una especie de histeria en Buenos Aires entre grupos de derecha que ven a Galtieri como un “moderado peligroso”, pues están preparados para “descartarlo por alguien más duro y más nacionalista”.

ImprimirCorreo electrónico

logo

No te pierdas las novedades de PVAT. Seguinos en las Redes Sociales.