Skip to main content

Isabel Perón: ¿Liberada o condenada?

| Pablo Adrián Vazquez | Peronista

Nacida el 4 de febrero de 1931, la expresidenta provoca no sólo adhesiones y reproches a su figura, sino, que es lo peor, un silenciamiento sobre su vida y obra. María Estela Martínez Cartas, tal su nombre completo, es presentada en los medios, en textos sobre historia reciente y en la política local - tanto de propios como ajenos - como una “figura incómoda en la historia argentina”, tal como figuró en una nota reciente sobre ella.

“La suerte de las armas ya estaba decidida al filo del mediodía sobre la llanura de Caseros, – sentenció Francisco Hipólito Uzal en El incomprensible fusilamiento de Chilavert (1968) – confirmándose lo que unos y otros intuían por anticipado sobre el resultado de la batalla. Sólo quedaba un pequeño foco de resistencia, un grupo de trescientos hombres rodeando al coronel Martiniano Chilavert. En efecto, el jefe de la artillería de Rosas, en el centro del dispositivo del ejército de la Confederación no quiso salvarse. Disparó hasta el último proyectil, haciendo blanco sobre el ejército imperial (del Brasil), y cuando ya no le quedaron balas, hizo cargar con piedras sus cañones. Luego recostado displicentemente sobre uno de ellos, pitando un cigarrillo, esperó que vinieran a buscarlo”.

La exposición de Javier Milei en Davos, más allá de los exabruptos conceptuales y de los derrapes en las referencias históricas, dejó en claro que el programa económico que impulsa para la Argentina no se sale de los cánones tradicionales del neoliberalismo. A esta altura, que el mandatario de autoperciba “libral-libertario” termina por ser una anécdota seudo intelectual para aquellos que quieren hilar fino. Sus mandatarios políticos son los oligarcas tradicionales y quienes manejan el destino económico del país ya no son políticos sino agentes del capital financiero global como Luis Caputo y Federico  Sturzenegger.

Teniendo en cuenta la fecha del 3 de enero de 1833, donde fuerzas británicas desembarcaron en las Islas Malvinas para su ocupación y usurpación, atentando contra nuestra integridad territorial y vulnerando nuestra  soberanía, hasta los hechos del 2 de abril de 1982, en el teatro de operaciones del atlántico sur, que devinieron en la gesta de Malvinas, invitan permanentemente a reflexionar, entre otras cosas, sobre la estrecha relación entre las islas australes apropiadas por Gran Bretaña con la historia patria y nuestra conciencia nacional.