¡¡CHORROS!! Nos están robando el peronismo

Por donde se lo mire, ya sea desde los últimos momentos de vida de Perón, con Isabel, con los golpes de estado, con los presidentes radicales y hasta con los propios presidentes “peronistas” de cualquier lado y forma, nos están robando al peronismo.

Con la concepción inspirada en la infiltración, que callada y arteramente va disuadiendo lo que un día nos explicaron nuestros padres sabedores de políticas de opresión y fraudes pasados, quienes desde la miseria y el hambre atravesados tuvieron que esperar la aparición de un Coronel de la Nación que los rescató y ubicó en el lugar que les correspondía, por eso, entendemos que nos están robando el Peronismo.

Desde ese lugar, en el cual nuestros Padres se comprometieron a luchar por una política nacional, popular y cristiana, emancipadora de pueblos y hombres, con objetivos impuestos para lograr  una nación grande, y un pueblo poderoso, nos roban porque desviaron despaciosamente el pensamiento popular, porque lo hicieron dudar ante el coloniaje cipayo que lo pudre todo.

Son ladrones de millones de sueños de argentinos que vieron en la política del Coronel el bienestar de sus hijos, son cipayos vendepatrias porque entregaron el patrimonio de la patria que tanto le costó construir a Perón.

Son ladrones de los sillones que debe cubrir la verdadera militancia, aquella que se jugó la vida en los comandos “Soldados de Perón”, quienes salían como hormigas de cada casa de familia sin caciques, ni colectivos pagados con viandas de comida, en donde el único objetivo era la vuelta de Perón y su política, que no era otra cosa que la Doctrina Peronista.

Son delincuentes de obras públicas ya que se venden por una escuela, un polideportivo, un puente, una ruta, por el solo hecho de levantar la mano en el congreso,  comprometiéndose en llevar un colectivo con gente a cualquier acto proselitista, o estar en algún lugar de la lista que arman en las noches funestas de sus juegos políticos sin conocer cuales son las prioridades esenciales de cada distrito.

Son criminales ideológicos, porque nunca fueron peronistas, porque no saben que Perón elaboró el “ MODELO ARGENTINO PARA UN PROYECTO NACIONAL “. No lo nombran porque no lo conocen, si lo conocieran deberían organizar, planear, sustentar, pero a ellos lo único que les importa es el sillón, el cual consiguen  entre gallos y medianoches para perpetuarse en el poder y sustentar valores lejanos a la idoneidad y a la causa de la dignificación del trabajo, porque Perón no quería hombres sabios, sino, honestos y prudentes.

Son asesinos políticos, porque acallan la voz del pueblo necesitado, repartiendo bolsas y viandas como limosnas, olvidándose del trabajo de Evita quien emancipó la limosna por la solidaridad entre millones de argentinos.

Son ladrones de la plata del pueblo, porque armaron tal gestión para no determinar la verdadera coparticipación federal que le corresponde a cada provincia, firmada en la Constitución Nacional de 1994 y nunca puesta de manifiesto, para como consecuencia de ello poder manejar las recaudaciones nacionales, con los DNU ( decretos de necesidad y urgencia), y hacer lo que se les canta la gana con la plata del pueblo.

Son ladrones, porque salen en todos los diarios, y todos los días.

Son ladrones, de la Doctrina Peronista, porque se amontonan en residuos políticos cloacales que ellos mismos inundan con su pestilencia política abonada con prebendas usurpadoras de la participación militante.

Son ladrones, porque pretenden que perdamos lo que queda del pensamiento nacional elaborado por Perón y Evita.

Son ladrones porque aún nombrando a Perón, nadie les puede creer semejante engaño porque todos saben que esa no es  política peronista.

Son ladrones de cuarta, apoyados en un poder que ostentan sin ponerse colorados, con casas, yates, mansiones, coches,  plata en los baños, donde arreglan las coimas, “ Pasa al baño” es la palabra de su  integración “política”, llena de ese olor inmundo de la avaricia, que le niega la comida a los 16 millones de hambrientos en la Argentina. Y ellos se envuelven en la corrupción del poder.

Son ladrones porque saben que aumentaron las verduras las carnes, el pan, la leche y se hacen los boludos pagándole a supermercadistas para que mientan en sus informes del real costo de vida que sufrimos los argentinos .

Son ladrones en todo, en lo político, en lo social, en la salud, en el trabajo, y en la concepción de formar una argentina grande.

Y son tan ladrones, que al quedar al descubierto,  no saber poner en movimiento lo que Perón les dejó como legado Ese patrimonio generacional que ellos no saben que todavía vive en muchos hogares argentinos, desde donde les vamos hacer la vida imposible, porque estamos dispuestos a perder la vida si es necesario. Nuestras esposas madres o hijos no nos van a llorar a Plaza de Mayo, porque son las primeras en saber en que andamos, ya que no ocultamos nada.

Y definitivamente son ladrones, porque NO SON PERONISTAS, por ello nos propusimos recuperar el Partido Peronista, desde las trincheras, para echarlos a patadas, y que se pudran en la cárcel por los delitos cometidos, de nada les va a servir la justicia obsecuente, por un solo hecho....

...cuando el Pueblo se cansa, suele hacer sonar el escarmiento.

A pelear aprendimos con Perón y Evita, ningún imbécil nos va a quitar el sueño.

Guillermo Sebastián Mírcovich .“ El Ruso”. Solamente un militante Peronista mas.

Por donde se lo mire, ya sea desde los últimos momentos de vida de Perón, con Isabel, con los golpes de estado, con los presidentes radicales y hasta con los propios presidentes “peronistas” de cualquier lado y forma, nos están robando al peronismo.

Con la concepción inspirada en la infiltración, que callada y arteramente va disuadiendo lo que un día nos explicaron nuestros padres sabedores de políticas de opresión y fraudes pasados, quienes desde la miseria y el hambre atravesados tuvieron que esperar la aparición de un Coronel de la Nación que los rescató y ubicó en el lugar que les correspondía, por eso, entendemos que nos están robando el Peronismo.

Desde ese lugar, en el cual nuestros Padres se comprometieron a luchar por una política nacional, popular y cristiana, emancipadora de pueblos y hombres, con objetivos impuestos para lograr  una nación grande, y un pueblo poderoso, nos roban porque desviaron despaciosamente el pensamiento popular, porque lo hicieron dudar ante el coloniaje cipayo que lo pudre todo.

Son ladrones de millones de sueños de argentinos que vieron en la política del Coronel el bienestar de sus hijos, son cipayos vendepatrias porque entregaron el patrimonio de la patria que tanto le costó construir a Perón.

Son ladrones de los sillones que debe cubrir la verdadera militancia, aquella que se jugó la vida en los comandos “Soldados de Perón”, quienes salían como hormigas de cada casa de familia sin caciques, ni colectivos pagados con viandas de comida, en donde el único objetivo era la vuelta de Perón y su política, que no era otra cosa que la Doctrina Peronista.

Son delincuentes de obras públicas ya que se venden por una escuela, un polideportivo, un puente, una ruta, por el solo hecho de levantar la mano en el congreso,  comprometiéndose en llevar un colectivo con gente a cualquier acto proselitista, o estar en algún lugar de la lista que arman en las noches funestas de sus juegos políticos sin conocer cuales son las prioridades esenciales de cada distrito.

Son criminales ideológicos, porque nunca fueron peronistas, porque no saben que Perón elaboró el “ MODELO ARGENTINO PARA UN PROYECTO NACIONAL “. No lo nombran porque no lo conocen, si lo conocieran deberían organizar, planear, sustentar, pero a ellos lo único que les importa es el sillón, el cual consiguen  entre gallos y medianoches para perpetuarse en el poder y sustentar valores lejanos a la idoneidad y a la causa de la dignificación del trabajo, porque Perón no quería hombres sabios, sino, honestos y prudentes.

Son asesinos políticos, porque acallan la voz del pueblo necesitado, repartiendo bolsas y viandas como limosnas, olvidándose del trabajo de Evita quien emancipó la limosna por la solidaridad entre millones de argentinos.

Son ladrones de la plata del pueblo, porque armaron tal gestión para no determinar la verdadera coparticipación federal que le corresponde a cada provincia, firmada en la Constitución Nacional de 1994 y nunca puesta de manifiesto, para como consecuencia de ello poder manejar las recaudaciones nacionales, con los DNU ( decretos de necesidad y urgencia), y hacer lo que se les canta la gana con la plata del pueblo.

Son ladrones, porque salen en todos los diarios, y todos los días.

Son ladrones, de la Doctrina Peronista, porque se amontonan en residuos políticos cloacales que ellos mismos inundan con su pestilencia política abonada con prebendas usurpadoras de la participación militante.

Son ladrones, porque pretenden que perdamos lo que queda del pensamiento nacional elaborado por Perón y Evita.

Son ladrones porque aún nombrando a Perón, nadie les puede creer semejante engaño porque todos saben que esa no es  política peronista.

Son ladrones de cuarta, apoyados en un poder que ostentan sin ponerse colorados, con casas, yates, mansiones, coches,  plata en los baños, donde arreglan las coimas, “ Pasa al baño” es la palabra de su  integración “política”, llena de ese olor inmundo de la avaricia, que le niega la comida a los 16 millones de hambrientos en la Argentina. Y ellos se envuelven en la corrupción del poder.

Son ladrones porque saben que aumentaron las verduras las carnes, el pan, la leche y se hacen los boludos pagándole a supermercadistas para que mientan en sus informes del real costo de vida que sufrimos los argentinos .

Son ladrones en todo, en lo político, en lo social, en la salud, en el trabajo, y en la concepción de formar una argentina grande.

Y son tan ladrones, que al quedar al descubierto,  no saber poner en movimiento lo que Perón les dejó como legado Ese patrimonio generacional que ellos no saben que todavía vive en muchos hogares argentinos, desde donde les vamos hacer la vida imposible, porque estamos dispuestos a perder la vida si es necesario. Nuestras esposas madres o hijos no nos van a llorar a Plaza de Mayo, porque son las primeras en saber en que andamos, ya que no ocultamos nada.

Y definitivamente son ladrones, porque NO SON PERONISTAS, por ello nos propusimos recuperar el Partido Peronista, desde las trincheras, para echarlos a patadas, y que se pudran en la cárcel por los delitos cometidos, de nada les va a servir la justicia obsecuente, por un solo hecho....

...cuando el Pueblo se cansa, suele hacer sonar el escarmiento.

A pelear aprendimos con Perón y Evita, ningún imbécil nos va a quitar el sueño.

Guillermo Sebastián Mírcovich .“ El Ruso”. Solamente un militante Peronista mas.

Author: Guillermo Sebastián Mircovich

  • Visto: 6043