Skip to main content

HISTORIA ARGENTINA

| Ricardo González | Peronismo (1943-1955)

1816 parió una nación políticamente libre del Rey del España y de toda otra dominación extranjera y 1947, la emancipación de todo poder capitalista foráneo.

1816 fue un acto heroico de un pueblo en armas, las luchas de Belgrano, Güemes y tantos otros patriotas y el emplazamiento de San Martín al Congreso de Tucumán de romper con el vínculo colonial provocaron la declaración. Recién durante el gobierno de Rosas tuvo el carácter de festejo oficial y conscientemente de ello creó en 1835 la Aduana para proteger la industria nacional. Luchas civiles, empréstitos y otros hechos marcaron el divorcio del espíritu sanmartiniano.

1947, silenciada por la historia oficial y los autodenominados comunicadores sociales, fue una decisión de un pueblo soberano, que logró liberarse de los poderes y organismos internacionales, rescatar la deuda externa, nacionalizar la banca, la producción y los servicios, para movilizar las fuerzas productivas nacionales, regular los resortes estratégicos de la economía, para abrir la etapa histórica más próspera para la nación y más feliz para el pueblo argentino.

Ambas experiencias, que terminaron sucumbiendo al caer bajo el dominio de Gran Bretaña primero, y EE.UU. después (uno de los primeros actos de la dictadura de 1955 fue adherirse al FMI), nos enseñaron que debemos unir fuerzas para enfrentar a los enemigos de la nación y que ningún país del continente podrá liberarse por completo en forma individual, de allí que nuestra respuesta al dividir para reinar debe ser
construir la política de unirnos para liberarnos.

A continuación se transcribe el Acta del 9 de Julio de 1947:

ACTA DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA ECONÓMICA

En la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán, a nueve días del mes de julio de mil novecientos cuarenta y siete, en celebración del centésimo trigésimo primer aniversario de la Declaración de la Independencia política, sancionada por el Congreso de las Provincias Unidas, reunido en mil ochocientos dieciséis, se reúnen en acto solemne los representantes de la Nación en sus fuerzas gubernativas y en sus fuerzas populares y trabajadoras, para reafirmar el propósito del pueblo argentino de consumar su emancipación económica de los poderes capitalistas foráneos que han ejercido su tutela, control y dominio, bajo las formas de hegemonías económicas condenables y de los que en el país pudieran estar a ellos vinculados.

A tal fin los firmantes, en representación del pueblo de la Nación, comprometen las energías de su patriotismo y la pureza de sus intenciones en la tarea de movilizar las inmensas fuerzas productivas nacionales y concertar los términos de una verdadera política económica, para que en el campo del comercio internacional tengan base de discusión, negociación y comercialización los productos del trabajo argentino, y quede de tal modo garantizada para la República la suerte económica de su presente y porvenir.

Asi lo entienden y así lo quieren, a fin de que el pueblo que los produce y elabora y los pueblos de la tierra que los consumen, puedan encontrar un nivel de prosperidad y bienestar más alto que los alcanzados en ninguna época anterior y superiores a los que puedan anotarse en el presente. Por ello, reafirman la voluntad de ser económicamente libres, como hace ciento treinta y un años proclamaron ser políticamente independientes.

Las fuerzas de la producción e industrialización tienen ahora una amplitud y alcance no conocidos y pueden ser superados por la acción y trabajo del pueblo de la República. El intercambio y la distribución suman cifras que demuestran que el comercio y la industria se expanden conjuntamente con aquéllos. La cooperación, que contribuye a fijar de manera permanente las posibilidades humanas, será activada hasta alcanzar el
completo desenvolvimiento que demandan las nuevas concepciones del comercio y empleo mundiales de las energías.

A su término, una vez leída esta declaración y preguntados si querían que las provincias y territorios de la República Argentina tuviesen una economía recuperada y libre del capitalismo foráneo y de las hegemonías
económicas mundiales o de las nacionales comprometidas con aquéllas, aclamaron y reiteraron su unánime y espontáneo, así como decidido voto por la independencia económica del país, fijando por su determinación el siguiente Preámbulo:

Nos, los representantes del pueblo y del gobierno de la República Argentina, reunidos en Congreso Abierto a la voluntad nacional, invocando la Divina Providencia en el nombre y por la autoridad del pueblo que
representamos, declaramos solemnemente a la faz de la tierra la justicia en que fundan su decisión, los pueblos y gobiernos de las provincias y territorios argentinos, de romper los vínculos dominadores del
capitalismo foráneo enclavado en el país y recuperar los derechos al gobierno propio de las fuentes económicas nacionales.

La Nación alcanza su libertad económica para quedar, en consecuencia, de hecho y de derecho, con el amplio y pleno poder para darse las formas que exijan la justicia y la economía universal, en defensa de la solidaridad humana. Así lo declaran y ratifican ante el pueblo y gobierno de la Nación, el gobierno y pueblo aquí representados, comprometiéndose uno y otro, al cumplimiento y sostén de esta, su voluntad, bajo el seguro y garantía de sus vidas y honor.

Comuníquese a la Nación, y en obsequio del respeto que se debe a los demás Estados, detállense en un manifiesto y acta las fuentes determinantes de esta solemne declaración, dada en la Sala de Sesiones del Congreso de las Provincias Unidas, donde en mil ochocientos dieciséis se proclamara la independencia de la República y refrendada por los representantes del pueblo y gobierno argentinos aquí reunidos.

Juan Perón (Presidente de la Nación) y demás firmas de los representantes (Quijano, Bramuglia, Borlenghi y
otros)

HOY asistimos a la creación de una nueva Concordancia conservadora, que pretende un carácter refundacional mediante un denominado Pacto de Mayo, que no es otra cosa que consolidar los privilegios
del poder económico concentrado y el servilismo a la extranjería.

DE LA COLONIA A LA CONFEDERACION

| PERON ...Vence al tiempo | Independencia (1810-1828)

Reorganización política, social y militar de las fuerzas patriotas

La sorpresa del jueves 19 de marzo de 1818

La derrota del ejército patriota en Cancha Rayada, el 19 de marzo de 1818, demostró la singular fortaleza de San Martín para sobreponerse a las más adversas calamidades. Cuando todo parecía perdido, el 5 de abril, solo diecisiete días después de Cancha Rayada, estaría nuevamente firme y erguido frente al enemigo en Maipú. "La Patria es libre" pronunciaría victorioso ese día.

| José Luis Muñoz Azpiri (h) | Civilización? (1852-1916)
Vintila Horia, escritor rumano, que vivió en la Argentina y en México durante años, en su libro póstumo Reconquista del Descubrimiento, sostiene que "Las dos Américas son dos razas, dos paisajes, dos idiomas, dos culturas, dos historias y dos religiones diferentes, antagónicas desde un principio. El Sur no completa a la del Norte ni ésta a aquella. Sus pasados constituyen en el fondo dos bases para dos futuros, también diferentes". Y concluye diciendo que esos dos mundos "se han formado dentro de una visión religiosa de la vida, la católica y la puritana, y en ella seguirán sus derroteros; y es lo que determinarán sus futuras idiosincrasias". Y esto nutrirá un conflicto "hasta el fin de los tiempos".

PREPERONISMO

| Guillermo Sebastián Mircovich | Independencia (1810-1828)

“...el sable que me ha acompañado en toda la guerra de la Independencia de la América del Sur, como prueba de satisfacción que como argentino he tenido al ver la firmeza con que el General Rosas ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros

De esta forma, el General San Martín legó su sable a Don Juan Manuel de Rosas, a pesar que la historia oficial argentina no interpreta con real actitud, la postura asumida por San Martín. Esta expresión sobre la historia es real ya que, el mismo Mitre escribe, hasta con ironía “...creyó ver amenazada la independencia y honor de su patria por las cuestiones de la Francia y la Inglaterra con el tirano Rosas (1845-1849), el pobre de Mitre, olvidó que Rosas era Argentino y que la escuadra anglo francesa atacó Buenos Aires.

| Guillermo Sebastián Mircovich | Condeferacion Argentina (1828-1852)

El Coronel Manuel Dorrego, nació en 1777 y fue fusilado por las hordas unitarias, el 13 de Diciembre de 1828.

Sin tener ningún tipo de alternativa para su defensa, fue fusilado en la localidad de Navarro, por el General Lavalle (militar vendido a las huestes de la aristocracia portuaria de Buenos Aires). Con su asesinato comenzaría en la República Argentina, una intensa y feroz lucha interna entre Federales y Unitarios que sigue sucediéndose a casi doscientos años de haber pasado este lamentable hecho.

| Guillermo Sebastián Mircovich | Civilización? (1852-1916)

PORQUE QUISO ENTREGAR EL ESTRECHO DE MAGALLANES LAS ISLAS MALVINAS Y LA PATAGONIA  

El pensamiento libre cambista de Sarmiento no debe asustar a nadie a no ser que se guie solamente por lo que le enseñan en la escuela, putrefacta enseñanza que a nadie le dio los “guevos” suficientes, no para cambiarla sino adosarle la verdadera para que por fin entendamos donde estamos parados como Patria.

| Pablo Adrián Vazquez | Condeferacion Argentina (1828-1852)

pablo_vazquezTras las palabras de la Presidenta de la Nación sobre la importancia histórica y el valor político de la gesta de Obligado, donde varones y mujeres argentinas defendieron nuestra soberanía a costa de sus vidas vale reflexionar sobre la lucha antiimperialista llevada adelante por los pueblos oprimidos por el yugo europeo del siglo XIX y que tuvo en Rosas su más digno representante.

HISTORIA EN EL PERONISMO

| Ricardo González | Peronismo (1943-1955)

1816 parió una nación políticamente libre del Rey del España y de toda otra dominación extranjera y 1947, la emancipación de todo poder capitalista foráneo.

1816 fue un acto heroico de un pueblo en armas, las luchas de Belgrano, Güemes y tantos otros patriotas y el emplazamiento de San Martín al Congreso de Tucumán de romper con el vínculo colonial provocaron la declaración. Recién durante el gobierno de Rosas tuvo el carácter de festejo oficial y conscientemente de ello creó en 1835 la Aduana para proteger la industria nacional. Luchas civiles, empréstitos y otros hechos marcaron el divorcio del espíritu sanmartiniano.

1947, silenciada por la historia oficial y los autodenominados comunicadores sociales, fue una decisión de un pueblo soberano, que logró liberarse de los poderes y organismos internacionales, rescatar la deuda externa, nacionalizar la banca, la producción y los servicios, para movilizar las fuerzas productivas nacionales, regular los resortes estratégicos de la economía, para abrir la etapa histórica más próspera para la nación y más feliz para el pueblo argentino.

Ambas experiencias, que terminaron sucumbiendo al caer bajo el dominio de Gran Bretaña primero, y EE.UU. después (uno de los primeros actos de la dictadura de 1955 fue adherirse al FMI), nos enseñaron que debemos unir fuerzas para enfrentar a los enemigos de la nación y que ningún país del continente podrá liberarse por completo en forma individual, de allí que nuestra respuesta al dividir para reinar debe ser
construir la política de unirnos para liberarnos.

A continuación se transcribe el Acta del 9 de Julio de 1947:

ACTA DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA ECONÓMICA

En la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán, a nueve días del mes de julio de mil novecientos cuarenta y siete, en celebración del centésimo trigésimo primer aniversario de la Declaración de la Independencia política, sancionada por el Congreso de las Provincias Unidas, reunido en mil ochocientos dieciséis, se reúnen en acto solemne los representantes de la Nación en sus fuerzas gubernativas y en sus fuerzas populares y trabajadoras, para reafirmar el propósito del pueblo argentino de consumar su emancipación económica de los poderes capitalistas foráneos que han ejercido su tutela, control y dominio, bajo las formas de hegemonías económicas condenables y de los que en el país pudieran estar a ellos vinculados.

A tal fin los firmantes, en representación del pueblo de la Nación, comprometen las energías de su patriotismo y la pureza de sus intenciones en la tarea de movilizar las inmensas fuerzas productivas nacionales y concertar los términos de una verdadera política económica, para que en el campo del comercio internacional tengan base de discusión, negociación y comercialización los productos del trabajo argentino, y quede de tal modo garantizada para la República la suerte económica de su presente y porvenir.

Asi lo entienden y así lo quieren, a fin de que el pueblo que los produce y elabora y los pueblos de la tierra que los consumen, puedan encontrar un nivel de prosperidad y bienestar más alto que los alcanzados en ninguna época anterior y superiores a los que puedan anotarse en el presente. Por ello, reafirman la voluntad de ser económicamente libres, como hace ciento treinta y un años proclamaron ser políticamente independientes.

Las fuerzas de la producción e industrialización tienen ahora una amplitud y alcance no conocidos y pueden ser superados por la acción y trabajo del pueblo de la República. El intercambio y la distribución suman cifras que demuestran que el comercio y la industria se expanden conjuntamente con aquéllos. La cooperación, que contribuye a fijar de manera permanente las posibilidades humanas, será activada hasta alcanzar el
completo desenvolvimiento que demandan las nuevas concepciones del comercio y empleo mundiales de las energías.

A su término, una vez leída esta declaración y preguntados si querían que las provincias y territorios de la República Argentina tuviesen una economía recuperada y libre del capitalismo foráneo y de las hegemonías
económicas mundiales o de las nacionales comprometidas con aquéllas, aclamaron y reiteraron su unánime y espontáneo, así como decidido voto por la independencia económica del país, fijando por su determinación el siguiente Preámbulo:

Nos, los representantes del pueblo y del gobierno de la República Argentina, reunidos en Congreso Abierto a la voluntad nacional, invocando la Divina Providencia en el nombre y por la autoridad del pueblo que
representamos, declaramos solemnemente a la faz de la tierra la justicia en que fundan su decisión, los pueblos y gobiernos de las provincias y territorios argentinos, de romper los vínculos dominadores del
capitalismo foráneo enclavado en el país y recuperar los derechos al gobierno propio de las fuentes económicas nacionales.

La Nación alcanza su libertad económica para quedar, en consecuencia, de hecho y de derecho, con el amplio y pleno poder para darse las formas que exijan la justicia y la economía universal, en defensa de la solidaridad humana. Así lo declaran y ratifican ante el pueblo y gobierno de la Nación, el gobierno y pueblo aquí representados, comprometiéndose uno y otro, al cumplimiento y sostén de esta, su voluntad, bajo el seguro y garantía de sus vidas y honor.

Comuníquese a la Nación, y en obsequio del respeto que se debe a los demás Estados, detállense en un manifiesto y acta las fuentes determinantes de esta solemne declaración, dada en la Sala de Sesiones del Congreso de las Provincias Unidas, donde en mil ochocientos dieciséis se proclamara la independencia de la República y refrendada por los representantes del pueblo y gobierno argentinos aquí reunidos.

Juan Perón (Presidente de la Nación) y demás firmas de los representantes (Quijano, Bramuglia, Borlenghi y
otros)

HOY asistimos a la creación de una nueva Concordancia conservadora, que pretende un carácter refundacional mediante un denominado Pacto de Mayo, que no es otra cosa que consolidar los privilegios
del poder económico concentrado y el servilismo a la extranjería.

RESISTENCIA

| Francisco Pestanha | Resistencia (1955-1972)

 "Los hombres, los pueblos, las sociedades, nunca pueden ser considerados como las letras de una expresión algebraica, porque siendo la esencia del hombre la espontaneidad y la libertad, resulta forzosamente que la consecuencia es la variabilidad hasta lo infinito. Por eso son falsos la mayor parte de los sistemas históricos que se han construido sobre una base exclusiva". Alejo Peyret

| Guillermo Sebastián Mircovich | Peronismo (1943-1955)

A quién más conocí fue al “viejo Alfredo Montealegre”. Es más, no sé si no fue un segundo padre. Lo disfrute desde los 24 años, era yo un chico recién casado y era muy común un sábado por mes comer juntos en casa. En esta instancia que duró por más de 25 años nunca lo escuché decir absolutamente nada contra el Peronismo, pero el viejo colombiano llevaba una historia política desconocida para muchos que lo rondaban superficialmente.

| Prensa Nacional Alternativa | Volvió Peron (1972-1976)

MENSAJE DEL GENERAL JUAN DOMINGO PERÓN AL REGRESAR DEFINITIVAMENTE A LA PATRIA EN JUNIO DE 1973

“Deseo comenzar estas palabras con un saludo muy afectuoso al pueblo argentino, que ayer desgraciadamente no pude hacerlo en forma personal por las circunstancias conocidas. Llego desde el otro extremo del mundo con el corazón abierto a una sensibilidad patriótica que sólo la larga ausencia y la distancia pueden avivar hasta su punto más álgido.

| Guillermo Sebastián Mircovich | Peronismo (1943-1955)

Un sinfín de diferentes historias corren por muchos libros escritos en el tema que analizamos, de cada uno de ellos se pueden obtener infinidades de referencias ciertas y algunas anecdóticas que hacen aún mas resaltar las narraciones a las que trataremos de describir en unas pocas líneas.