La Legion de San Miguel Arcangel de Rumania. Partido Fascista u Orden Monastico – militar? Origen y desarrollo. Su influencia en Argentina

Introducción

En Europa, al finalizar la I Guerra Mundial en 1918, se replanteó el escenario político continental donde surgieron nuevos regímenes, se repensaron ideologías, aparecieron nuevos movimientos políticos y se replantearon teorías de Estado. En la posguerra de la lucha civil europea la Revolución Rusa de 1917 impulsó la esperanza a los sectores izquierdistas y potenció el temor a las elites gobernantes.

pablo_vazquezA eso se sumó la crisis económica europea, el protagonismo estadounidense en los asuntos internos europeos, el Tratado de Versalles, la imposición económica y política de los vencedores y el sometimiento de los Estados derrotados, la desmovilización de las tropas combatientes, y la respuesta institucional de cada gobierno ante esta crisis. En este clima se desarrolló en la derrotada Alemania de la República de Weimar la “konservative revolution” (la revolución conservadora)[1], definida ésta como “el movimiento espiritual de regeneración que trataba de desvanecer las ruinas del Siglo XIX y crear un nuevo orden de vida”[2] donde se replantearon formas política contrarias al liberalismo, al marxismo, al conservadurismo reaccionario junker y a la aristocracia del Kaiser.

Este movimiento, que fue el antecedente del fascismo y del nacionalsocialismo, también se desarrollo en Rumania. Allí teóricos y grupos políticos cuestionaron la modernidad demoliberal de la elite rumana que acompañó al Rey Carol II y a los sucesivos gobiernos parlamentarios de la época. El grupo más original y complejo fue la Legión de San Miguel Arcángel, la cual poseyó profundas creencias religiosas, ostentó un elevado sentido de heroicidad entre sus militantes hasta ofrendar su muerte a Dios y a su Patria, revalorizó la vida comunitaria rural, tuvo un acentuado antisemitismo y contó un gran nivel de organización. La Legión disputó el poder con los partidos liberales y, durante un corto tiempo, contó con el poder del Estado. Tras su proscripción fue utilizado su simbolismo y cuadros militantes por el régimen del Gral. Antonescu a favor de la alianza con el III Reich. Tras la defección rumana del bando nazi y la invasión soviética a su territorio se formó un gobierno legionario en el exilio con auxilio alemán que duró pocos meses antes de la caída de Berlín en mayo de 1945.

La influencia legionaria no sólo se diseminó en Europa, sino que llegó a nuestras tierras de la mano del nacionalismo católico, de grupos neofascistas y del peronismo ortodoxo.

De ellos se destacó la organización peronista Guardia de Hierro, quienes tomaron el nombre más emblemático del movimiento legionario. De allí derivó uno de los grupos más organizados, con fuerte trabajo territorial y elevada formación política entre sus cuadros de base y en el sector técnico – profesional del peronismo. Liderada por Alejandro Alvarez “el gallego” fue, y es, una de las referencias más fuerte del movimiento peronista, que conjugó apego exegeta al pensamiento de Juan Perón, gran sentido de organización y fuertes conceptos políticos, psicológicos y místicos.

Investigar sobre la historia de La Legión de San Miguel Arcángel de Rumania, descubrir si se acerca al fascismo o es una orden mística iniciática, a la vez de encontrar puntos de adhesión con grupos argentinos será la clave de este trabajo.

Primera Parte

La Legión de San Miguel Arcángel: desarrollo histórico - político

  1. Fascismo: origen y desarrollo

El triunfo de la Revolución Francesa en Europa, vía dominación napoleónica, fue el punto máximo de expansión de la burguesía continental, llevando la concepción liberal republicana como dogma incuestionable desde fines del Siglo XVIII hasta estos años. La superación del “antiguo régimen” en sus formas y concepciones alteró la vida europea en todas sus formas. A eso se sumó el auge del socialismo y de los movimientos sindicales en busca no sólo de reivindicaciones laborales sino con planteos revolucionarios antisistema. La Comuna de París, la difusión del Manifiesto Comunista de Marx y Engels y la vulneración a los valores tradicionales – léase monarquía, religión, aristocracia, etc. – tuvieron como respuesta la aparición de sectores derechistas, conservadores, nacionalistas, tradicionalistas y reaccionarios.

En Francia, la cuna de la revolución, se esbozó la reacción a través de Charles Maurras y su pensamiento antirrepublicano donde realzó la recuperación monárquica en clave tradicionalista católica. Pero su positivismo y racionalismo volcados al estructurar el sistema político en base a una institución tradicional - La Iglesia – pero resignificando sus objetivos y subordinándola al Estado fue un paso a una concepción prefascista. Como afirmó Ernst Nolte: “He visto en la Acción Francesa un prefascismo,(...) Creo que esta originalidad se revela de la manera más impactante en esta corta declaración de Maurras: Soy ateo, pero católico… Cuando un partidario del conservadurismo católico se califica de ateo y pondera a tal punto su libertad de convicción que se niega a renunciar a ella, siquiera en apariencia, se realiza entonces en el seno de la contrarrevolución un acto revolucionario que justifica un nuevo calificativo”.[3]

De la suma de Maurras, con el planteo sindicalista revolucionario de Sorel, la inspiración mítica de la música de Wagner y la filosofía de Nietzsche, se nutrieron aquellos venidos de la derecha y de la izquierda que pretenderán realizar una síntesis en una superación dialéctica con de valores espirituales antisistemas en la modernidad. Esa conjunción de ideas y postulados impulsó en el período de posguerra una fuerza política en Italia inédita hasta esos años. Así como en Francia se planteó los rasgos ideológicos de cambios y en Italia de aplican como un laboratorio de pruebas, los postulados de Maurras y Sorel, unidos al “Futurismo” más vestigios del socialismo dieron origen a la evolución de Mussolini, de socialista a reformulado jefe de la revolución fascista.

Aquel autodidacta y docente socialista italiano relacionado con los sectores más revolucionarios –el propio Lenin hizo una referencia positiva sobre él -;  que impulsó la neutralidad desde el diario socialista Avanti y luego la intervención armada desde su Diario Popolo d’Italia; combatiente en la I Guerra Mundial, que vio la victoria italiana malograda, la disgregación política, el desempleo y deshonor de los arditis; fundó el 23 de marzo de 1919 los Fascio de Combatimento impulsando el Fascismo.

Benito Mussolini sostuvo que “El Fascismo es una gran movilización de fuerzas materiales y morales. ¿Qué se propone? (…) gobernar la nación. ¿Con qué programa? Con el programa necesario para asegura a la grandeza moral y material del pueblo italiano. (…)Nosotros exaltamos valores morales y tradicionales que el socialismo olvida o desprecia (…) No creemos en creemos en los programas dogmáticos (…)Nos permitimos el lujo de ser aristocráticos y democráticos; conservadores y progresistas; reaccionarios y revolucionarios; legalistas y antilegalistas; según las circunstancias de tiempo, de lugar, de ambiente, en una palabra, de Historia…”.[4]Complementario es su primer discurso en el Parlamento del 21 de junio de 1921 donde afirmó que: “No es cosa que me desagrade hacer mi estreno en el Parlamento en la extrema derecha, en cuyas filas, en tiempos en que la tienda de la bestia triunfante mantenga abierta las puertas para una numerosa clientela nadie se atrevía a tener un asiento[5]. Yo declaro que desde luego, que mi discurso será de derecha. Será un discurso (…) reaccionario, porque será antiparlamentario, antidemocrático, antisocialista”. Y sostuvo que “(los fascistas) votaremos las medidas y los reglamentos destinados a perfeccionar nuestra legislación social. Tampoco nos opondremos a las experiencias corporativas. Pero declaro que nos opondremos (…) a las tentativas de socialización, de estatismo, de colectivismo (…). Negamos vuestro internacionalismo (…). El fascismo no predica ni practica el anticlericalismo. No está ligado a la masonería… la tradición latina e imperial de Roma está representada hoy por el catolicismo”.[6]

Su “Marcha sobre Roma” en 1922, donde el Rey le ofreció el gobierno italiano, colocaron al “Duce” y al Cuadrunviarto como sostenedores de un régimen totalitario corporativo con sesgo industrialista y promotor de la recuperación económica del país, bajo una dura represión, que rivalizará en formas y fondo con el régimen soviético.

Para Ledesma Ramos poseyó: “Idea nacional profunda. Oposición a las instituciones demoburguesas, al Estado liberal parlamentario. Desenmascaramiento de los verdaderos poderes feudalistas de la actual sociedad. Incompatibilidad con el marxismo. Economía nacional y economía del pueblo frente al gran capitalismo financiero y cosmopolita. Sentido de la autoridad, de la disciplina y de la violencia”. [7]

Esta perspectiva caracterizó el desarrollo de las distintas corrientes de la “konservative revolution” en Alemania. Allí se dieron cita las ideas de Ernst Jünger y el “trabajador” con un perfil soldado- político antiburgués; los pensadores Völkisch con sentido religioso, sea cristiano o neopagano como la Thule Gesellschaft; los jóvenes conservadores, como Moeller van der Bruck de “El Tercer Reich” en 1923” y el Juni-Klub (Club de Junio);  los nacional revolucionarios, sostenedores del “nacionalismo de soldados” o el “socialismo de trincheras”, con Oswald Spengler, Otto Strasser (impulsor con su hermano Gregor del Frente Negro, desprendimiento del NSDPA), o el nacional bolchevichismo de Kart Otto Pastel y Ernst Niekisch; o el movimiento Landvolk, de raíz campesina y popular con Walter Darré como una de sus figuras.[8]

Ese cruce de corrientes confluyó como el basamento ideológico del nacional socialismo, aunque Adolf Hitler, mentor y líder del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, le dio su propia y original orientación.

En “Mi Lucha” de 1924 su vida se imbricó con la génesis del partido. Allí desarrolló los 25 puntos de su movimiento: la cuestión alemana y la concepción racista del Estado, la lucha contra el Frente Rojo, la organización de las SA, la cuestión de la propaganda y oratoria, la expansión alemana y la Weltanschauung (cosmovisión) nacionalsocialista.

El Führer impuso el ideal racial ario como base ideológica por sobre las demás razas, en particular de la judía, causante – según él - de todos los males por su condición de parásito social, apropiador de los bienes de los alemanes desde su impulso capitalista y, al mismo tiempo, su reacción revolucionaria desde el marxismo.[9] Es en el antisemitismo donde se encontraran coincidencias con la Legión rumana.

Dentro del nazismo convivieron el proto izquierdismo de las SA y los hermanos Strasser a los místicos neopaganos de Rosemberg, Darré y Himmler y sus Schultz Staffel (SS). Estos últimos evolucionaron a una orden religiosa, afirmación que se constata en el prólogo a la edición en castellano del Tnte. Gral. SS Fritz Weitzel “Las ceremonias de la orden SS”, donde se sostiene que: “... ( si )  tratamos a las SS como una orden, es porque creemos (…) que así lo fue. Y creemos que no fue una orden constituida a sí misma, sino que recibieron el testigo de continuar con la Tradición. Ya que una orden nunca puede autogenerarse pues incumpliría el principal requisito para serlo, el paso del testigo, el Cordón Dorado que a través del tiempo eterno hereda y es depositario de ese saber primordial. (…) los hombres y mujeres de la SS eran fanáticos. Ya que abandonaron el mundo circundante y sus tentaciones para formar una elite guerrera, y por qué no, mística…”.[10] Esa referencia a lo tradicional - siguiendo a Rene Guénon y Julius Evoca -, como la resignificación de la navidad, el alfabeto rúnico, la cuestión del matrimonio, la fertilidad en la pareja y la muerte, el estilo agrario y la vuelta a la mítica Germania lo trazó Heinrich Himmlers para sus elegidos que decidirían los destinos de Europa en el castillo Wewelsburg, cual orden medieval[11] tuvo puntos en común con la Legión de Rumania. El propio Führer deseó crear una orden, pero no masónica. La masonería fue perseguida por los nazis, al igual que los fascistas y los legionarios rumanos, por ser “agente de judeoliberalismo” y por haber desvirtuado sus objetivos primitivos al fusionarse con los ideales de la burguesía europea.[12] Por otro lado Hitler y sus seguidores con su culto a la svástica, las conexiones con el esoterismo, el hinduismo y la filosofía religiosa tibetana, la creencia en un hombre superior residente en el inframundo, la Sociedad del Vrill y la Thule de Madame Blavatsky – antecedentes de la Ahnenherbe de las SS -, y la creencia de una próxima edad de “hielo”, siguiendo la tradición iniciática nórdica,[13] tuvo algún eco de semejanza con la Legión rumana. Cobra valor la afirmación: “no se puede comprender los planes políticos de Hitler si no se comprende sus segundas intenciones y su convicción de que el hombre está en relación mágica con el Universo”.[14]

En ese cruce entre Tradición y Revolución se desarrolló el fenómeno fascista, el cual algunos autores lo caracterizaron como “un vasto fenómeno espiritualista y cultural que llamaremos superhumanismo… (que) se configura como una suerte de campo magnético en expansión, cuyos polos son Richard Wagner y Friedrich Nietzsche. (…) su importancia está muchísimo más en el “principio” nuevo que introducen (…). Por “principios” entiendo aquí el sentimiento de sí mismo y del hombre, que en cuanto se dice a sí mismo, se auto-afirma, es un Verbo (Logos); en cuanto que persigue un fin es “voluntad” (personal y comunitaria) y es también, inmediatamente después que sentimiento, un sistema de valores”.[15]

Desde otro ángulo Humberto Eco conceptuó que “El Fascismo (era) un collage de distintas ideas políticas y filosóficas, una colmena de contradicciones. ¿Se puede, acaso, concebir un movimiento totalitario que logre juntar monarquía y revolución, Ejército real y revolución y la milicia personal de Mussolini, los privilegios concedidos a la Iglesia y una educación estatal que exaltaba la violencia, el control estatal absoluto y el mercado libre?[16]Para él el Fascismo se define por: “1. el culto a la tradición (…); 2. El tradicionalismo implica el rechazo del Modernismo. Tanto a los Fascistas como a los Nazis les encantaba la tecnología (…); 3. El irracionalismo depende también del culto de la acción por la acción. (…); 4. Ninguna forma de sincretismo puede aceptar la crítica (…); 5. (…) El Ur-Fascismo es, en consecuencia, racista por definición; 6. El Ur-Fascismo surge de la frustración individual o social (…); 7. (…) apelar a la xenofobia.; (…) 9. (…) no hay una lucha por la vida, sino más bien una vida para la lucha.; 10. El elitismo es un aspecto típico de toda ideología reaccionaria (…); 11. (…)el heroísmo es la norma. Este culto está estrechamente ligado al culto a la muerte: no es casual que el lema de los falangistas fuera: Viva la muerte[17]; 13. (…) se basa en un populismo cualitativo. (…)”. [18]

Utilizando la clasificación de Stanley Payne, se catalogó a los fascismos en seis variedades: “1. Italiana, con cierto pluralismo, que presentó ramificaciones e imitaciones en Francia, Inglaterra, Bélgica, Austria, Hungría y Rumania; 2. Nazi, la más extrema, calificada por su racismo exaltado, con derivaciones en Escandinavia, Países Bajos, y Estados bálticos; 3. Falangismo español, imitador del italiano pero con un componente católico y más tradicional; 4. Guardia de Hierro rumana, forma mística del fascismo semireligioso; 5. Movimiento húngaro de La Cruz de Hierro de Saláis; 6. Movimientos fascistas abortados en Europa Oriental”.[19]

De todos ellos la Legión de San Miguel Arcángel o Guardia de Hierro (en rumano: Legiunea Arhanhelul Mihail – Garda de Fier) difirió del resto debido a su religiosidad imbricada con la política, que la hizo proyectarse como una orden monástico – militar.

  1. La Rumania de posguerra

24 de enero de 1859 se realizó la unión de Moldavia con Valaquia originando el Estado de Rumania. En 1866, el príncipe Cuza abdicó, siendo elegido en su lugar el príncipe Carlos de 1866 a 1881, cuando fue coronado como rey. Carlos I reinó hasta 1914. El 9 de mayo de 1877, el Estado rumano proclamó su independencia, Igualmente se sucedieron reclamos territoriales por parte de Hungría y Rusia. La participación de Rumania en la Primera Guerra Mundial tuvo como meta culminar la unidad nacional, promovida el rey Fernando I. Basarabia, Bucovina y Transilvania decidieron su unión con Rumania tras participar en el bando vencedor.[20] Durante el reinado de Carol II se desarrolló – al igual que en la derrotada Alemania – un movimiento de pensadores y grupos inscriptos en la “konservative revolution”. A través del Poporanismo – populismo de izquierda – y del Semanatorismo – populismo agrario de derecha – se replanteó el sentido rural del campesinado y la vuelta a un esquema patriarcal, contrario al liberalismo imperante, en concordancia con el movimiento Landvolk  alemán. La irrupción de asentamientos agrícolas de colonos extranjeros que dominaron económicamente a la población nativa se conceptuó perjudicial por la injerencia judía. De hecho el antisemitismo es tan fuerte y extendido en la Rumania de la época que ningún partido o sector lo objeta, al punto de rivalizar con el III Reich en vejaciones y persecuciones a los semitas.  Amén de ello se encontraba la cuestión mítico -  religiosa del suelo como “tierra de los ancestros” y su importancia en la identidad rumana.[21] Todo se sumó para replantear una “vuelta” a la tierra, revalorizar al campesinado y al “cristianismo cósmico” producto de la fusión del cristianismo ortodoxo rumano y las tradiciones ancestrales de los dacios y los vaivodas. El esquema político sería la reinstauración de los “obsti”, los consejos de ancianos de la Edad Media; un Estado Etnocrático, inspirado por el teórico Nichifor Crainic, con una fuerte idea de vida religiosa y comunidad organizada; el rescate de los obreros del marxismo; la reafirmación del territorio rumano frente a las pretensiones soviéticas y la repulsa al mito democrático burgués. Es así que los pensadores Vasile Marin, Nichifor Crainic, Nae Ionescu, Mircea Eliade, Constantine Stere, Emil Cioran, Mircea Eliade, Petre Tutea y Cornelio Codreanu replantearon el sentido político - religioso rumano impulsando, desde distintos matices, una revolución y vuelta a la tradición.[22]De ellos, quien equilibró acción y pensamiento fue Codreanu, impulsor de la Legión

  1. La Legión de San Miguel Arcángel

La historia de la Legiunea Arhanhelul Mihail es inseparable de la vida y obra del propio impulsor el “Capitán” Corneliu Zelea Codreanu. Nació el 13 de septiembre de 1899 en Iassy, capital de Moldavia. A los trece años ingresó en el Liceo Militar. Al estallar la guerra, abandona los estudios para alistarse como voluntario y se une al 25 Regimiento de Infantería de Vaslui, donde sirvió también su padre con el grado de capitán. El 1º de septiembre de 1917 es admitido en la Escuela Militar de Botosani. En 1919 ingresó a la Universidad de Iassy para estudiar Derecho. Su militancia política la inició contra los comunistas al lado de "Los Guardias de la Conciencia Nacional". Postuló el “numerus clausus” para que los judíos no sean admitidos en los centros de estudios superiores. Al tiempo fue nombrado Presidente de la Sociedad de Estudiantes de Leyes, siendo el líder de los nacionalistas universitarios rumanos, aunque eso lo llevó a ser expulsado de la Universidad. Fundó la Asociación de Estudiante Cristianos e impulsó la Liga de Defensa Nacional Cristiana, bajo la conducción del Prof. A. C. Cuza. Viajó a Alemania para estudiar Economía Política, donde se pone en contacto con el movimiento nazi y profundiza el ideario fascista. Tras otorgarsele igualdad de derechos a los judíos la juventud nacionalista y la Liga de la Defensa Nacional Cristiana reaccionan con violencia. Codreanu es detenido por agitador y procesado en reiteradas oportunidades.

Por desavenencias con Cuza decidió reorganizar a sus seguidores encarcelados en una nueva fuerza, bajo la advocación a la que ellos siempre le rezaban. Codreanu relató que: “el 8 de noviembre, día de los Arcángeles San Miguel discutíamos sobre el nombre que se debía dar a esta organización juvenil. Yo he propuesto San Miguel Arcángel”; mi padre dice: Hay en la iglesia una imagen de San Miguel sobre el altar, hacia la izquierda de la puerta. Vamos a verla. (…)Jamás había sido atraído por la vélelas de una imagen, pero me sentía ligado a ésta con toda el alma y tenía la impresión de que el Arcángel estaba vivo. Desde entonces he empezado a amar a esa imagen. Cada vez que encontrábamos la iglesia abierta, entrábamos y nos arrodillábamos ante ella…”[23]

Tras su dura estadía en la cárcel y de la separación con los cuzistas nació, el 24 de julio de 1927, la "Legión del Arcángel San Miguel". El propio Codreanu lo relató en su libro Manual del Jefe: “Viernes, 24 de junio de 1927, festividad de San Juan Bautista, día de su nacimiento, fue fundada, por iniciativa de Corneliu Zelea Codreanu, Ionel I. Motza, Ilie Girneatza, Corneliu Georgescu y Radu Mitonovici (compañeros de cada encarcelamiento) la Legión del Arcángel Miguel, llamada así por el icono del Arcángel San Miguel que se encuentra sobre la puerta izquierda de la capilla de la cárcel de Vacaresti, icono que hemos tenido como protector en todas las prisiones, en todas nuestras luchas, en todas nuestras horas de sufrimiento. Eramos pocos y míseros, y no sólo hemos sido blanco de las flechas de la ironía, sino que nos hemos quedado estupefactos de nuestra propia miseria. Empero, no hemos perdido la fe ni siquiera un momento. No hemos tenido ni un segundo de duda. Parecía que Dios hubiese reunido a propósito a personas tan míseras para demostrar que en la victoria legionaria la materia no desempeña ninguna importancia. Desde el primer momento he tenido la visión clara de la victoria final y he asumido la completa responsabilidad del mando. Desde entonces, hemos pasado a través de dificultades, peligros y riesgos innumerables, pero esta visión de la victoria no me ha abandonado…”[24]

Es claro que en la organización de dicha Legión prevaleció una visión místico-religiosa sumando su sufrimiento personal - en clave cristiana ortodoxa - como redención colectiva. Agregó que “El 8 de noviembre (Arcángel San Miguel), primer compromiso solemne (...) El 1 de agosto aparece Pamintul Stramoses en al tipografía Libertatzii… El 19 de febrero de 1928, después de dos meses de esfuerzos, compramos la camioneta bautizada “Caprioara Legiunii” (234.000 lei). En el  verano, para el mantenimiento del movimiento y para pagar las deudas de la camioneta, trabajamos en la fábrica de ladrillos (120.000 ladrillos) y en la huerta (…). Luego comerciamos, transportando las hortalizas con la camioneta y las vendimos en el Monasterio de Agapia y Varatec. Continuamos en silencio la actividad del movimiento.[25]

Aquí resaltó dos herramientas fundamentales del adoctrinamiento legionario que se suman al ejemplo y la abnegación: la prensa propia (de difusión local, provincial y nacional) y un medio de transporte propio.

Seguidamente referenció que: “El 15 de diciembre de 1929, primera reunión política legionaria (…) Verano 1930. Prohibición de la Marcha en Besarabia. Detención. Absolución. 8 de noviembre de 1930. Constitución del Senado de la Legión (…). El elenco se completa hasta el número 100. 1 de enero de 1931, detención de Corneliu Zelea Codrenu, Banea, Totu, Amos. Absueltos después de 77 días de arresto por la Corte de Apelación de Casatzie. 1 de junio de 1931”.[26]

En este plano destacó una constante de la vida legionaria, los avatares de la organización interna y los permanentes arrestos. Sobre la contienda electoral dijo: “Participamos por primera vez en las elecciones en 17 Circunscripciones. Obtenemos 34.000 votos. Perdemos. El 31 de agosto, elecciones parciales en Neamtz. Nos sostiene Nutzu Esanu. Los legionarios, con 17.000 votos, superan a todos los partidos de Rumania. El 27 de abril de 1932, elecciones parciales en Tutova. En la segunda vuelta, (…) los legionarios vencen a todos los partidos de Rumania. El 17 de julio de 1932, elecciones generales. Los legionarios combaten en 36 Circunscripciones, obteniendo 79.000 votos y 4 puestos parlamentarios. Diputados legionarios en el Parlamento: actitud silenciosa, compuesta. Lucha por extender la organización en el país”.

A la cuestión del sacrificio y lucha expone sus logros:

“La corriente legionaria crece. Poseemos 17 periódicos con una tirada de 35.000 ejemplares, una tipografía, dos automóviles. Estamos a punto de comprar otros tres.

Procedemos con fe, en estas horas difíciles, hacia el destino luminoso de nuestra Patria, dispuestos, miles de legionarios, a todos los sacrificios”.[27]

Tras el triunfo electoral Codreanu fue elegido diputado e impuso una rígida disciplina a los demás diputados legionarios haciendo rotativo el cargo para los demás que integraron la lista y socializando el sueldo de legislador para mantener a la Legión.

Codreanu creó el "Senado de la Legión" e impulsa el Domingo de Ramos de 1930 la Guardia de Hierro, grupo “fascista” y “monárquico” de camisas verdes, estructurado como organización cristiana de estilo paramilitar para actuar políticamente y desarrollar trabajo de masas. El nombre estuvo inspirado en una zona de Rumania y en el doble símbolo de las rejas de la cárcel y en la centralidad de la cruz de Cristo.

Mientras el gobierno disolvió a la Legión, siendo numerosos líderes encarcelados. En tanto la actividad legionaria forzó al gobierno a prohibiciones y arrestos. Codreanu disolvió varias veces a la Legión pero mantuvo su funcionamiento clandestino.

También se decidió crear en 1933 La Escuadra de la Muerte, para responder a la creciente agresión contra el movimiento. Codreanu afirmó: “frente a (…) la falta de toda ayuda, oponíamos la decisión de la muerte (…) Iban con las leyes del país en la mano: respetarían la legalidad, pero se defenderían contra las medidas ilegales”. [28]

A su vez creó el movimiento Totul Pentru Tara (Todos por la tierra) para servir como partido electoral. Sin embargo, a pesar de contar con la simpatía del Gral. Antonescu, el rey Carol impuso sanciones a los legionarios y nombró como jefes de gabinete del nuevo gobierno de derecha, a Octavian Goga y al líder del LANC, Alexandru Cuza.
Mientras los legionarios impulsaron numerosos “campos de trabajo” legionarios en los cuales se repararon puentes, caminos, presas,  iglesias y trabajos en el campo.  En 1936 comenzó a trabajar el Cuerpo Obrero Legionario, y en menos de un año, el Batallón de Comercio Legionario, que fundó una cadena de restaurants, panaderías y almacenes. Las entradas financian al movimiento y posibilitaron  la instalación de un hospital.
En el año 1937 Ion Mozta y Vasile Marin, junto a otros legionarios, marchan a España, a combatir en la guerra civil. Ambos caen luchando en Majadahonda, teniendo un tratamiento de mártires y siendo prácticamente santificados por los legionarios.
En 1938 Octavian Goga es expulsado y el rey Carol impone un sistema autoritario. Codreanu disuelve Totul Pentru Tara y consideró ir al exilio en Italia. Pero es nuevamente arrestado, y acusado de subversión. Cerca de 30.000 legionarios son arrestados, acabando en campos de concentración y prisiones como Jilava.  Allí escribió su famoso Diario de la Cárcel con su experiencia mítica legionaria volcada en ofrecer su muerte como tributo a Dios y a Rumania. La noche del 30 de noviembre, Codreanu y sus trece camaradas, son estrangulados. Igualmente los legionarios siguieron militando con el “Partido de la Nación”[29], aprovechando el estallido de la II Guerra Mundial y el avance soviético a tierras rumanas cedidas por el rey.

Eso potenció la resistencia legionaria que apoyó al General Ion Antonescu luego que Carol abdicó en 1940, nombrando a Horia Sima Vicepresidente del Consejo de Ministros y estableciendo un Estado Legionario. Pero a pesar del inicial entendimiento la imposición de Hitler de deshacerse de los legionarios y el intento de éstos de apoderarse del poder en 1941 determinaron al Conducator Ion Antonescu a prescindir de los legionarios. Ello desató luchas entre el gobierno y los legionarios, y llevó a estos a descargar su furia en la población judía masacrándolos y descuartizando a centenares en el matadero municipal según el rito kosher.[30] El Conducator realizó una dura legislación antijudía, en consonancia con los nazis y sus propias creencias y fue un fiel aliado del Eje. Mientras Sima y sus seguidores son enviados a campos de concentración en Alemania. Sin embargo muchos legionarios se incorporan a las Waffen SS en la división Norland para combatir en el frente ruso. Casi a finales de la guerra, y ante la defección rumana, los alemanes rehabilitaron a Horia Sima, el cual conformó un gobierno en el exilio. Tras la invasión soviética a Rumania Sima se refugió en España, donde vivió bajo el amparo de la Falange y tuvo el apoyo de Blas Piñar y su Fuerza Nueva.

  1. Características del ideario y organización legionaria

Su organización se estructuró en los Cuib (nidos), “un grupo de hombres bajo el mando de uno solo. El Cuib no es un comité. Tiene solamente un jefe que manda, un corresponsal que lleva la correspondencia, un cajero que reúne las cuotas y un correo que lleva las relaciones con otros cuiburi y con el jefe de circunscripción”. [31]Allí se subordinaban a las leyes de disciplina, trabajo, silencio, educación, auxilio recíproco y honor. A eso se agregó el  sacrificio al oficializarse el Cuerpo “Motza – Marín” y el grupo de elite “Escuadrón de la Muerte”, que ofrecía su vida como entrega máxima.

La labor del movimiento fue la de orar, mantener silencio y organizar debates y charlas sobre temas políticos como el fascismo, el nazismo, el comunismo, etc, cuestiones económicas (agricultura y mejoramiento de cosechas), la mejor difusión de sus ideas, la diferencia con los partidos políticos rumanos y explicar las formas de dominación judía.

En cuanto a la caracterización de la Legión Codreanu le expresó a Julius Evola que: “…en todo organismo existen tres principios: la forma, la fuerza vital y el espíritu (...) en el fascismo el principio de la forma, como idea política formativa y Estado, tenía la primacía; era la herencia de Roma cual potencia organizadora. En vez en el nacional socialismo alemán se daba un particular relieve a la fuerza vital: de aquí el papel que en él mismo tenía la raza, el mito de la raza, la apelación a la sangre y a la comunidad nacional racial. Para la Guardia de Hierro en cambio el punto de partida había sido el elemento espiritual. Quería pues partirse de éste. Y por "espíritu" Codreanu comprendía algo que tenía referencia también con los valores propiamente religiosos y ascéticos”.[32] A su vez expresó sobre lo religioso que: “De nuestra religión, el Movimiento de Guardia de Hierro toma (…) la ecumencidad (…) La idea ecuménica es la de un societas como unidad de vida (...) no solamente con nuestro pueblo, sino también con nuestros muertos y con Dios.”.[33] Agregó que el elevar al “hombre nuevo” es la meta, que los legionarios practican el ascetismo y el ayuno; que sólo los del cuerpo de elite son célibes y que deben orar siempre.

Otros coincidieron en esas apreciaciones como León Degüelle, jefe del Rex, quien afirmó que: “El fascismo rumano era en esencia casi místico. Su jefe Codreanu, llegaba montado a caballo, vestido de blanco, a las grandes asambleas de las masas rumanas. Su aparición casi parecía sobrenatural. Quizás por eso se le llamaba el Arcángel”.[34]

La Legión se organizó en Cuiburi de hombres; Cuiburi de estudiantes universitarios, Cetatzui de mujeres y jovencitas, Fratzii de Cruce para varones de 14 a 20 años; Los legionarios de 21 a 28 años; El Senado legionario de los fundadores; la Asociación de Amigos de los Legionarios, de cristianos que no pueden incorporarse a la Legión; Cuerpo Obrero Legionario; el Batallón de Comercio Legionario; y el Escuadrón de la Muerte, como toda organización fascista de esos años con grados y escalas militares.

La incorporación a la Legión demandaba al militante forjarse en la “escuela del sufrimiento”, pasar por el Monte del sufrimiento”, “la selva de las fieras salvajes” y “el pantano del desaliento” para poder incorporase como legionario, cual ritos para pertenecer a una orden místico – religiosa. A eso se suma su incorporación definitiva portando un saquito con tierra de sus ancestros y que servía de “talismán” en el juramento por Dios, Rumania, sus antepasados, la Legión y contra los judíos. 

Segunda Parte

Influencia legionaria en Argentina: el desarrollo de Guardia de Hierro

  1. influencia legionaria

La historia legionaria llegó a nuestras tierras a través de las referencias de los italianos y, en especial, de los españoles falangistas. El exilio de Sima en España y el sacrificio de Motza y Marín durante la guerra Civil potenciaron el conocimiento legionario en la Madre Patria, lo cual sirvió para que nuestros nacionalistas vernáculos los incorporaran por su raíz cristiana, su antisemitismo y su alianza con los nazis y fascistas.

Aquí llegaron  luego de la II Guerra Mundial, aunque no existió ningún pedido d extradición por acusaciones sobre crímenes de guerra.[35] Como ejemplo tomo al legionario Nicolae Arnautu, quien residió en Argentina y escribió varias obras sobre la Legión[36] (en particular el desarrollo de Codranu, la situación política rumana y la dominación comunista) y sobre el frente ruso. Por otro lado se estaba la Prof. Tiana Popa y su marido, ambos legionarios y amigos de Codreanu y su mujer (al punto que acompañaron a la esposa de Codreanu a reconocer el cadáver de su marido). Ella fue locutora en rumano de Radio Berlín, donde estuvo bajo las órdenes de Goebbels, conoció al Duce y al Furher. Luego de la guerra trabajó en la Biblioteca del Vaticano y, gracias a los buenos oficios de Eva Perón, pudo venir aquí en 1948, donde ella se desarrolló en los estudios universitarios [37]y su marido trabajó en presidencia de la Nación hasta los años ‘70. [38]

En cuanto a la influencia de Codreanu y de la Legión en Argentina es indudable que la Unión Nacionalista Estudiantes Secundarios (UNES) y la Alianza Libertadora Nacionalista de Queraltó y otros grupos nacionalistas y católicos la referenciaron vía Falange. Igual pasó con Tacuara de Alberto Escurra[39] y la Guardia Restauradora Nacionalista de Julio Meinveille, siendo los primeros quienes sugerían poner “Comando Codreanu” a los centros barriales[40].

También la difusión doctrinal de Jacques Marie De Mahieu en la Escuela Superior Peronista durante los ‘60, los ciclos de charlas en la Librería Huemul en la Capital Federal, y las ediciones de los libros de Codreanu y de Horia Sima – tanto nacionales por editorial Nuevo Orden como españolas de Fuerza Nueva - divulgaron la historia y mística legionaria, hasta ser una referencia para un grupo juvenil peronista que buscó darse una identidad fuerte y desafiante durante la Resistencia.

  1. Guardia de Hierro

En el proceso de reorganización peronista durante la Resistencia un grupo de la Juventud Peronista decide tener identidad propia dentro del Comando Nacional Peronista. En una reunión de café por 1961 Gurioli, Ainseinstein, Ambrosoni y Alvarez, al elegir como nombre Guardia de Hierro sellaron una identidad y un destino a su futura organización de centralidad en el Peronismo.[41]

En los ’60 participaron del complejo Congreso de la Juventud en Montevideo y se enfrentaron a Pablo Vicente,  se acercaron al Mayor Bernardo Alberte, delegado de Perón, donde les autorizó publicar un texto desde su frente universitario[42], y siguieron diferenciándose del resto de los grupos peronistas, los cuales los veían – según el caso – tanto como “troskos” como “fachos”.

En su encuentro con Perón de 1967 se delineó la centralidad guardiana, ya que el Líder justicialista los persuadió de no participar de la lucha armada contra Onganía – pensaban entrenarse en Argelia -  y que debían conformar la “retaguardia ambiental” de trabajo social y base barrial con células para multiplicar los simpatizantes de la causa peronista ante acciones de fuerza para el retorno del General.[43]

Bajo el liderazgo de Alvarez, Guardia tuvo una afluencia de cuadros y militantes de diversos sectores, desde el cristianismo hasta la izquierda, pasando por la centralidad peronista, lo cual llevó a buscar una síntesis ideológica en el pensamiento peroniano y en el trabajo comunitario en varios frentes. Uno de ellos era el juvenil a través de las Brigadas de la JP y, en la universidad, la Organización Universitaria Peronista.

En el Informe Histórico de 1967, aprobado por Perón, retoman las líneas históricas del campo nacional aunque sin ceñirse al revisionismo rosista.[44]. De igual forma el análisis de la realidad fue una constante dada su obsesión por recabar información y elaborar hipótesis y teorías hasta conformar una, a veces exagerada, red de conspiraciones.

Su mayor enfrentamiento fue con el Comando de Organización desde la derecha, ya que ellos se reivindicaban el centro del peronismo junto con Encuadramiento[45], y con Montoneros por “izquierda2 por pretender meter una cuña dentro del Movimiento Peronista para debilitarlo.

Primero con la Mesa de Trasvasamiento, integrada por Dardo Cabo, Grabois y Alvarez, más la fusión con la Liga Humanista (grupo cristiano universitario) de Julio Bárbaro, el Frente Estudiantil Nacional (FEN), de importante gravitación en la izquierda universitaria, de Roberto Grabois dotaron de fortaleza a Guardia al punto de conformar en 1972 la Organización Unica del Trasvasamiento Generacional (OUTG), formalizada en un colegio de monjas del Sagrado Corazón de Cautelar, Pcia. de Bs. As.

El órgano de difusión político fue Trinchera, dirigida por Alejandro Quintana. Mientras que La revista Hechos e Ideas de Amelia Podetti servía para aglutinar a los sectores intelectuales. Los guardianes (al igual que los de la Tendencia) se dividían en regionales El atuendo de las Brigadas era el uniforme miliciano color pardo con cinturón cruzado, aunque - salvo un período en los ’80 - no fue obligatorio.

Su mayor arma fue el adoctrinamiento, el cine – debate con la película Actualización Política y doctrinaria para la toma del Poder” del Grupo Cine Liberación de Fernando Solanas y Octavio Gettino. A eso lo acompañaba el trabajo comunitario, la acción barrila, el ir “puerta a puerta” con material de Perón, con alguna cinta de audio, invitar a una mateada, y “sumar” a la persona a futuras reuniones cual grupo evangélico.

Tras el triunfo en al interna del PJ capitalino la reunión de las juventudes peronistas en la Federación de Box de 1972 signo la tensión entre Guardia y la Tendencia, siendo la unificación de todos los sectores un triunfo de los segundos.

Los “retornos” de Perón movilizaron a los guardianes, quienes llevaron una oración de Alvarez donde se diferenciaban del Frente Rojo (los montos y los troskos) y el Frente Negro (el CdeO, la CNU, López Rega y Osinde).

La vuelta de Perón y el tercer gobierno significó el mayor crecimiento de Guardia, el ingreso de concejales, legisladores, diputados y funcionarios de la organización, pero al mismo tiempo, tras la muerte del viejo Líder el 1º de julio de 1974 se dio por Alvarez disuelta con la excusa de haber concluido Guardia con su misión. Igualmentesu “Estado Mayor” se reacomodó ya sea en la actividad política apoyando a Isabel Perón – pero estando en contra de López Rega - , en sus reuniones con la Marina vía Massera o en su relación con la Iglesia.Tras el golpe de 1976 los guardianes quedaron coordinados por el Capitán (RE)  de Marina Carlos Bruzzone resguardándose de la represión, aunque eso no evitó que tuvieran militantes desaparecidos. En ese clima Alejandro Alvarez va al exilio en Europa. Mientras a las vinculaciones con la Marina se sumaban las relaciones más estrechas con la Iglesia y la orden jesuíta, su planteo se desarrollar un grupo tipo Solidaridad polaco y su adhesión a las posturas del Papa Juan Pablo II.

  1. Derrotero y Legado de “Guardia”

Su rumbo en los ’80 se mixtura en docenas de grupos, intentos de fusiones efímeras (con Encuadramiento en los ’80 o con sectores de Montoneros a fines de los ’90)  que aún referencian – en una relación amor odio -  al “gallego”, del cual puedo dividir en tres partes. La primera la integran los políticos profesionales y cuadros políticos técnicos de distintos niveles que van variando de lealtades a los dirigentes de turno, la cual se ofrece como armadores políticos, referentes de organización (su fuerte en la política) hasta ser posibles candidatos a ocupar cargos. La segunda son aquellos guardianes o militantes encuadrados por “ex guardianes” dedicados al trabajo barrial que equilibran charlas doctrinarias con desarrollo intelectual y análisis de la realidad (la Revista Hechos e Ideas, los Fogones Solidarios o la línea sur: el Instituto de Formación Gral. Juan Domingo Perón de Lomas de Zamora, el Instituto para el pensamiento estratégico nacional e iberoamericano (IPENI), Libros y Alpargatas, etc.). Y una tercera vertiente es la religiosa que se encuentra orientada pro Alvarez en los misioneros de la Orden María del Rosario de San Nicolás, Asociación Privada de Fieles Laicos de la Iglesia Católica, la cual es la patrona de los “guardianes”, donde uno de sus miembros, Juan Domingo Rodríguez, desde diciembre de 2000 recibe mensajes de la Santísima Virgen y de nuestro Señor Jesús. A estos se une la idea de desarrollo de comunidades autónomas laicas en el interior, levar adelante reuniones en seminarios y conventos y plantearse el retiro de la vida ordinaria para resguardar “al hombre y sus valores” de la actual “decadencia” argentina.

Consideraciones Finales

La Legión de San Miguel Arcángel o Guardia de Hierro se planteó con una estética fascista producto de la modernidad pero íntimamente fue una orden monástico – militar, lo cual es reconocido por investigadores. Actualmente se referencia su legado en actos de grupos de extrema derecha en Rumania y España, donde acompañan los homenajes a Codreanu o a Motza y Marín., donde se mezcla lo religioso con el sincretismo.

También hay varias páginas web que destacan el fenómeno legionario desde una perspectiva de estudio hasta los grupos adherentes europeos y de otras nacionalidades.

En cuanto a la “Guardia” argentina si bien tomó por “azar” su nombre, de a poco se fue encauzando como su homónima rumana, aunque sería erróneo abarcara a todos los “guardianes” dentro de lo religioso. Si bien hay cierta inclinación mística en la mayoría no implica que todos adhieran y consientan a convertirse en una orden y relegar la cuestión política. Recientes investigaciones encausan el tema desde lo religioso pero dejan de lado la complejidad de las múltiples facetas de quienes fueron militantes de dicha fuerza y aún están ligados por un espíritu comunitario a dicha experiencia. Más aún cuando los cuadros ex guardianes siguen en actividades políticas, sociales o religiosas y son un referencia en la militancia peronista. En mi caso particular fueron quienes me encuadraron en la militancia política y me dieron los primeros rudimentos doctrinales.

Todavía queda mucho que decir y estudiar sobre ellos…

 

Bibliografía:

Archivos:

-       Archivo Ivancich del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón

-       Archivo Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón

-       Archivo personal del autor

Libros:

  1. Sobre historia política europea y ciencias sociales

-       ARNAUTU, Nicolae, AMINTIRI. Contributii la Historia Miscarii Legionari. Vol. I, Bs. As, Editura Cuget Romaneses, 1974

-       CODREANU, Corneliu Z, Diario de la cárcel, Bs. As, Editorial Homenaje, 1999

-       ---------------------------, Guardia de Hierro. El Fascismo rumano, Barcelona, Ediciones Huguin, 1983

-       ---------------------------, Manual del Jefe, Bs. As, M.A.C. Ediciones, 1995

-       DE COULANGES, Fustel, La ciudad antigua, Bs. As, Ed. Selene, 1985

-       D. A. I. A. Centro de Estudios Sociales, Proyecto Testimonio. 2 Tomos, Bs. As, Ed. Planeta, 1998

-       DEGRELLE, León, La historia de las SS europeas, Bs. As, Ed. Avanzada, s/a

-       ---------------------------, Memorias de un fascista, Bs. As, M.A.C. Ediciones, 1994

-       FERNANDEZ GARCIA, Antonio y RODRIGUEZ JIMENEZ, José Luís, Fascismo y Neofascismo, Madrid, Arco Libros S. L, 1996

-       GHIO, Marcos, El espíritu legionario, Bs. As, Ediciones Heracles, 1999

-       HERRERA, Juan Pablo, Guardia de Hierro (mística guerrera), México, e/a, 1984

-       HITLER, Adolf, Mi lucha, Santiago de Chile, Ediciones Trasandinas, 2002

-       ---------------------------, ¡Mis enemigos son los tuyos! Edición homenaje al 87º aniversario del padre de occidente, Bs. As, Editorial Milicia, 1976

-       LOCCHI, Giorgio, La esencia del Fascismo, Bs. As, Ed. Tizona, 1991

-       MACIPE LOPEZ, Antonio, Ramiro Ledesma Ramos. Antología, Madrid, Ediciones FE, 1942

-       MASSOUL, Henri, La lección de Mussolini, Santiago, Editora Zig – Zag, s/a

-       MAURRAS, Charles, El orden y el desorden, Bs. As, Ed. Huemul, 1964

-       MUSSOLINI, Benito, El espíritu de la revolución fascista, Bs. As, Litterae, 1943

-       NIETZSCHE, Federico, Así habló Zaratustra, Bs. As, Bureau Editor, 2005

-       NOLTE, Ernst, Después del comunismo, Bs. As, Ed. Ariel, 1996

-       --------------------------- y FURET, François, Fascismo y Comunismo, Bs. As, Fondo de Cultura Económica, 1999

-       NORLING, Eric, Eurofascismo, Barcelona, Ed. Nueva República, 2006

-       ---------------------------, Fascismo Revolucionario, Barcelona, E. N. R, 1999

-       ---------------------------, Los hermanos Strasser y el Frente Negro, Barcelona, Ediciones Nueva República, 2004

-       PAUWELS, Louis y BERGIER, Jacques, El retorno de los brujos, Barcelona, Plaza & Janes Editores, 1999

-       PRIMO DE RIVERA, José Antonio, Textos revolucionarios, Madrid, Libros Río Nuevo, 1980

-       SCHWARZ, Dierter, La Francmasonería. Cosmovisión, organización, y política, Bs. As, Ediciones Nueva Cruzada, 1998

-       SIMA, Horia, Destino del Nacionalismo, Buenos Aires, Ed. Nuevo Orden, 1965

-       ---------------------------, El hombre cristiano y la acción política, Madrid, Fuerza Nueva Editorial, 1979

-       STRASSER, Otto, Hitler y yo, México D.F, Ediciones Minerva, 1940

-       TOYNBEE, Arnold, La Europa de Hitler, Madrid, Ed. Sarpe, 1985

-       WEITZEL, Fritz, Las ceremonias de la orden SS. La celebración de las festividades especiales en la vida de la familia SS, Bs. As, Ed. Occidente, s/a

  1. sobre historia política nacional

-       BASCHETTI, Roberto (recopilación y prólogo), Documentación de la Resistencia Peronista 1955 – 1970, Bs. As, Puntosur Editores, 1988

-       BUCHRUCKER, Cristián, Nacionalismo y peronismo. La Argentina en la crisis ideológica mundial (1927 – 1955), Bs. As, Ed. Suramericana, 1999

-       COSYNS – VERHAEGEN, Roger, La guerra subversiva. De la aproximación indirecta a la resistencia total, Bs. As, Ed. Nuevo Orden, 1964

-       DI TELLA, Torcuato (coordinador), Diccionario de las ciencias sociales y políticas, Bs. As, Puntosur Editores, 1989 

-       FUNDACION CULTURA ET LABOR, Congreso de Filosofía y Metapolítica. 50 años de Comunidad Organizada, Bs. As, Ed. Fund. Cultura et Labor, 1999 

-       GARCIA, Reinaldo: “Historia de los partidos y grupos políticos de la República Argentina”, Sainte Claire Ed, 1985 

-       GURUCHARRI, Eduardo, Un militar entre obreros y guerrilleros, Bs. As, Ed. Colihue, 2001 

-       GUTMAN, Daniel, Tacuara. Historia de la primera guerrilla urbana argentina, Bs. As, Ed. Vergara, 2003 

-       JAMES, Daniel: Resistencia e integración”, Bs. As, ed. Sudamericana, 1999

-       PANELLA, Claudio: La Prensa y el Peronismo. Crítica, conflicto, expropiación, La Plata, EPC, Fac. de Periodismo y Com. Social, Universidad de La Plata, 1999

-       PERON, Juan, Obras Completas, 25 tomos, Buenos Aires, ed. Fund. pro Univ. de la Prod. y el Trabajo / Fund. Univ. a Distancia “Hernandarias”, 1998 - 2002.

-       TARRUELLA, Alejandro, Guardia de Hierro. De Perón a Kirchner, Bs. As, Ed. Sudamericana, 2005

-       WALDMANN, Peter: “El Peronismo. 1943 – 1955”, Bs. As, ed. Hyspamérica, 1986.

  1. c) Publicaciones:

-          Brigadas Peronistas. La Misión, Dir. Mario Bonelli, año 1, nº 0, Bs. As, 1987 

-          Colección cuadernos doctrinarios de Instituto de Formación y Capacitación Política Gral. Juan Domingo Perón de Lomas de Zamora, 1999 - 2008 

-          Colección Revista Hechos e Ideas, tercera etapa (1973 – 1976 y 1989 – 1999) 

-          Cruz y Fierro. Fogones solidarios, Dir. Daniel Adrogué, Bs. As, año 1, nº 2, 2000 

-          Federación de Agrupaciones Nacionales de Estudiantes Peronistas (FANDEP), Peronismo y Universidad, Bs. As, s/e, 1967 

-          Pueblo Soberano, año I, nº 2, Lomas de Zamora,  mayo 1989 

-          Pueblo Soberano, año I, nº 3, Lomas de Zamora,  julio 1989 

-          RECUPERAR, Editor Osvaldo Deglaue, año 1, nº 2, Lomas de Zamora, 1998 

-          Tercera Posición. Cuadernos. nº 2, Director Jorge Benedetti, Bs. As, 1986 

-          Tercera Posición. Cuadernos. nº 6, Director Jorge Benedetti, Bs. As, s/a 

  1. d) Artículos:

-          ECO, Humberto, Los nombres del fascismo, artículo publicado en Suplemento Cultura y Nación, Diario Clarín, Bs. As, jueves 17 de agosto de 1995

-          Instituto para el pensamiento estratégico nacional e iberoamericano (IPENI) e Instituto para el pensamiento argentino Libros y Alpargatas – Zona Sur -, Otra América es posible, e/a, Lanús  - Lomas de Zamora, 2005

-          REGOLLO, Santiago, “Das Kino meine liebe…”. Cine a la alemana en la época de los ismos, Bs. As, 2008 (inédito) 

  1. e) Testimonios:

-          Prof. Héctor Maccione (historiador)

-          Sr. Osvaldo Deglaue ( militante Guardia de Hierro – Lomas de Zamora)

-          Sra. María Cristina Banfi ( militante Comando Tecnológicos – Buenos Aires)

-          Sr. Armando Molina ( militante Encuadramiento – San Juan)

 

 

 



[1] Ver el clásica investigación de MOHLER, Armin, La Révolution Conservatrice en Allemagne 1918 – 1932, París, Pardès, 1993

[2] Incluida en NORLING, Eric, Los hermanos Strasser y el Frente Negro, Barcelona, Ediciones Nueva República, 2004, p. 35

[3] FURET, François y NOLTE, Ernst, Fascismo y Comunismo, Bs. As, Fondo de Cultura Económica, 1999, p. 110 - 111

[4] MUSSOLINI, Benito, El Espíritu de la Revolución Fascista, Bs. As, Litterae, 1941, p. 4-5

[5] Referencia a la Cámara anterior, dominada por la extrema izquierda. La expresión “bestia triunfante” es un concepto de Nietzsche

[6] MASSOUL, Henri, La lección de Mussolini, Santiago de Chile, Editora Zig – Zag,, s/a, p. 9 - 13

[7] MACIPE LOPEZ, Antonio, Ramiro Ledesma Ramos. Antología, Madrid, Ediciones FE, 1942, p. 232

[8] Ver en NORLING, Eric, op. cit, cap. I, p. 31 -50

[9] Ver HITLER, Adolf, Mi lucha, Santiago de Chile, Ediciones Trasandinas, 2002

[10] Prólogo a la edición en castellano de WEITZEL, Fritz, Las ceremonias de la orden SS. La celebración de las festividades especiales en la vida de la familia SS, Bs. As, Ediciones Occidente, s/a, p. 7-8

 

[11] Ver WEITZEL, Fritz, op. cit

[12] Ver SCHWARZ, Dierter, La Francmasonería. Cosmovisión, organización, y política, Bs. As, Ediciones Nueva Cruzada, 1998

[13] Ver PAUWELS, Louis y BERGIER, Jacques, El retorno de los brujos, Barcelona, Plaza & Janes Editores, 1999

[14] PAUWELS, Louis y BERGIER, Jacques, op. cit, p. 366

[15] LOCCHI, Giorgio, La esencia del Fascismo, Bs. As, Ed. Tizona, 1991, p. 23-24

[16] ECO, Humberto, Los nombres del fascismo, artículo publicado en Suplemento Cultura y Nación, Diario Clarín, Bs. As, jueves 17 de agosto de 1995, p. 4

[17] En realidad fue el lema de la Legión Extranjera española durante la Guerra Civil  (nota del autor)

[18] ECO, Humberto, op. cit, p. 4-5

[19] Incluido en FERNANDEZ GARCIA, Antonio y RODRIGUEZ JIMENEZ, José Luís, Fascismo y Neofascismo, Madrid, Arco Libros S. L, 1996. p. 34

Ver Historia de Rumania en http://www.rumania.org.ar

[21] Ver la importancia religiosa de la tierra de las civilizaciones europeas antiguas en DE COULANGES, Fustel, La ciudad antigua, Bs. As, Ed. Selene, 1985

[22] Ver RADULESCU, Bagdad, La revolución conservadora en Rumania, en FUNDACION CULTURA ET LABOR, Congreso de Filosofía y Metapolítica. 50 años de Comunidad Organizada, Bs. As, Edición Fundación Cultura et Labor, 1999. p. 37 - 46 

 

[23] CODREANU, Corneliu, Guardia de Hierro. El Fascismo rumano, Barcelona, Ediciones Huguin, 1983, p. 170

[24] -----------------------------, Manual del Jefe, Bs. As, M.A.C. Ediciones, 1995, p. 83

 

[25] ---------------------------, op. cit, p. 84

[26] Ibidem, p. 85

[27] Ibidem, p. 85

[28] CODREANU, Corneliu, Guardia de Hierro. op. cit, p. 404

[29] Así lo llamó por el enviado extraordinario de la Rep. Arg. en Bucarest en nota reservada del 3 de julio de 1940 al Canciller argentino, en D. A. I. A. Centro de Estudios Sociales, Proyecto Testimonio. Tomo 1, Bs. As, Ed. Planeta, 1998, p. 301

[30] D. A. I. A, op. cit,  p. 305

 

[31] Ibidem, p. 9

[32] EVOLA, Julius, Encuentro con el jefe de los guardia de hierro rumanos, incluido en CODREANU, Corneliu Z, Diario de la cárcel, Bs. As, Editorial Homenaje, 1999, p. 121

[33] EVOLA, Julius, op. cit, p. 122

[34] DEGRELLE, León, Memorias de un fascista, Bs. As, M.A.C. Ediciones, 1994, p. 22

[35] Ver DAIA, op. cit

[36] Ver ARNAUTU, Nicolae, AMINTIRI. Contributii la Historia Miscarii Legionari. Vol. I, Bs. As, Editura Cuget Romaneses, 1974

[37] POPA, Tiana, y TEJO, Carlos  José, Documentos diplomáticos medievales. Un Vidimus de vidimus.

[38] Testimonio al autor del Prof. Héctor Maccione (historiador), 2008

[39] De hecho él escribió la Introducción a la edición argentina de “Diario de la cárcel “ de C. Z. Codreanu

[40] Sugerencia de OFENSIVA, órgano oficial del Depto. de Formación del Mov. Nac. TACUARA, nº c11, nov. 1962. citado en GUTMAN, Daniel, Tacuara. Historia de la primera guerrilla urbana argentina, Bs. As, Ed. Vergara, 2003, p. 99 

 

[41] TARRUELLA, Alejandro, Guardia de Hierro. De Perón a Kirchner, Bs. As, Ed. Sudamericana, 2005, p. 51 - 55

[42] Ver Federación de Agrupaciones Nacionales de Estudiantes Peronistas (FANDEP), Peronismo y Universidad, Bs. As, s/e, 1967 

[43] Ver referencia a la “retaguardia ambiental” en COSYNS – VERHAEGEN, Roger, La guerra subversiva. De la aproximación indirecta a la resistencia total, Bs. As, Ed. Nuevo Orden, 1964, p. 24 - 30

[44] Ver Revista Hechos e Ideas, nº 14, Año XIII, 3º época, Bs. As, nov. 1986

[45] Testimonio de Tito Molina al autor, 2008

  • Visto: 8802
PERÓN ... Vence al tiempo © 2003 a la Eternidad.
Todos los derechos reservados a defender a la Patria.