Skip to main content

El búfalo Braden*

Spruille Braden** llegó al país en 1945, tres meses después de Yalta, y presentó sus credenciales el 21 de ma yo. El 19 de junio tuvo una primera entrevista con el coronel Perón, quien era vicepresidente de la Nación, pero esa vez la conversación fue casi protocolar.

"El Sr. Braden -dice el inglés David Kelly que no era di diplomático de carrera, pero que había adquirido una lar ga experiencia sobre Sudamérica como ingeniero de minas en la costa del Pacífico, llegó a Buenos Aires con la idea fija de que la Providencia lo había elegido para derrocar al régimen Farrell-Perón". Hubo otra entrevista con Perón en la que el yanqui lo tanteó, a ver si cabestrear: si se encuadraba en la estrategia de Yalta." A ésta se ha referido el General más de una vez: la primera, durante su discurso del 7 de agosto de 1945 en el Colegio Militar, escasamente conocido; y otra vez, en sus recuerdos expuestos a Felix Luna, a principios de 1969. Hay diferencias entre las dos versiones, pero lo principal está en ambas. Recoge mos, entonces, la memoria madrileña, tal como la tomo Luna. Braden tenia a la sazón 50 años de edad, lo mis mo que Perón

"Una vez pidió entrevistarse con el presidente Farrell, pero Farrell no quería recibirlo y me pidió que lo aten diera yo. Lo recibí en el Salón Blanco, en la Casa de Gobierno. El llegó, dejó su sombrero y nos pusimos a hablar a calzón quitado, como hablábamos siempre Y me empezó a plantear una serie de problemas. Yo le di je: "Vea, embajador, nosotros, como movimiento revolu diccionario, queremos liberar al país de toda clase de férulas imperialistas. Usted se ha embarcado en una ten dencia totalmente contraria a la nuestra y nosotros esta mos en contra de lo que ustedes, los americanos quieren, de acuerdo con su embajador" Me acuerdo que me habló de Cuba, me dijo que él había estado alli y que Cuba no era una colonia-porque yo le había di cho que no estábamos dispuestos a ser una colonia Entonces le dije: "Mire, no sigamos, embajador, porque yo tengo una idea que por prudencia no se la puedo de cir". "No, digamela", replicó él. "Bueno-le conteste- yo creo que los ciudadanos que venden su país a una potencia extranjera son unos hijos de puta. Y nosotros no queremos pasar por hijos de puta...".

"Se enojo y se fue. Y con el enojo se olvido el som brero. Estuvimos solos en la entrevista; por alli andaban cerca los edecanes... Y Después los muchachos estuvieron jugando al fútbol con el sombrero de Braden! Era un in dividuo temperamental. Un búfalo. Yo lo hacía enojar, y cuando se enojaba atropellaba las paredes... ique era lo que yo quería, porque entonces perdía toda ponderación...

 


*Fuente: La Chispa de Perón de Fermin Chávez, Pag 30-32, Editorial Cantaro, 1990

**Spruille Braden en sus Memorias, editadas en 1971, habla de una importante entrevista realizada el 29 de junio de 1945. Perón, en otras de las grabaciones de Ma- did observa lo siguiente: "El embajador Braden fue el que uno de verdad la Union Democratie Tenia un secretario de apellido Durán que habia sido leniente coronel del Scho republicano español y trabajaba mucho con los comunistas. En aquel enton ces, los Estados Unidos era aliados de Rusia. En Buenos Aires Baden unto a los co comunistas, que eran nuestros mayores enemigos, con los conservadores, con los radicales, con los democratas. Es decir, unio a los comunistas, con todos los partidos polico. En alguna medida, Braden consiguió amor el "Frente Popular" con que el comuniazo espiaba desde 1936

 

  • Visto: 2214