Skip to main content

PERÓN ESCRIBE

Cartas digitalizadas

CARTAS DE PERÓN

Cartas digitalizadas

PERÓN RESPONDE

Cartas digitalizadas

Carta a Luis Rubeo (30-01-1963)

Señor Luis Rubeo

Moliere 130

Rosario – Rep. Argentina

Mí querido compañero:

 

En mi poder su extenso Mensaje donde me expone Usted, a grandes rasgos, las peripecias del mundo gremial en el Distrito de Rosario. Antes que nada, llegue mi enhorabuena por la libertad que acaba de obtener, luego de esos 100 días en la “Isla de Elba” como diría un partidario de Napoleón.

 

El problema que suscita la conducción “a distancia” trae aparejada una serie de imperfecciones, sobre todo, en la parte ejecutiva de los planes que se trazan; pero, en compensación, las grandes líneas aparecen “en perspectiva”, y en buena parte expeditas de detalles engorrosos que nos impedirían ver el bosque con claridad.

 

Los pasos dados por Ud., desde luego, merecen mi más franca aprobación, por lo mismo que hay que adelantarse a los acontecimientos, adecuar nuestras tácticas actuales hacia la búsqueda de nuevos objetivos. Siempre he dicho que si corriéramos a la velocidad de las balas, no habría heridos ni muertos en las guerras. Desdichadamente no sucede eso, y es posible, incluso, que su decisión de viajar al Caribe haya sorprendido a sus mejores amigos, pensando en que Ud. ha evolucionado o que empieza a cambiar.

 

Yo no creo, empero, en la metamorfosis, como no creo que un frasco de tinta pueda colorear el mar. Nuestra lucha ha de ser –por lo pronto- con el enemigo inmediato -las Oligarquías- y sus aliados foráneos. La posibilidad de un Frente de Trabajo, no está tampoco descartada, por lo mismo que en nuestro frente interno se ha operado ya la unidad nacional de todas las fuerzas del trabajo.

 

Quisiera que Ud. disimule las intemperancias de ciertos dirigentes con vocación de “Romualdis”, seguro de que el tiempo trabaja a favor suyo, su espíritu de lucha debe permanecer incólume. Para muchos de nosotros comienza la mejor etapa: en ese sentido 1963 puede traernos un milagro que nosotros ayudaremos a que se produzca.

 

Salude Ud. a los compañeros de Rosario. Mi esposa agradece sus saludos. Un fuerte y estrecho abrazo.

Juan Perón

  • Visto: 2743