Carta-prologo al libro de Americo Barrios (30-06-1959)

CARTA-PROLOGO AL LIBRO DE AMERICO BARRIOS: ¿ADONDE VAMOS?

Ciudad Trujillo, 30 de junio de 1959.

Somos el Pueblo. Luchamos por la Justicia Social, la Inde­pendencia Económica y la Soberanía Nacional. Vamos hacia la liberación popular. En la lucha, "la conducción es un arte sencillo y todo de ejecución", pero para que ello se realice, es menester que nos conozcamos y conocer a nuestros enemigos, como asimismo que sepamos a ciencia cierta qué nos propone­mos, porque la filosofía de la acción tiene también sus exigencias inviolables.

El compañero Américo Barrios encara con prudencia y sabiduría esa necesidad. Por eso, este libro debe ser leído y meditado por todos los peronistas.

El problema argentino no puede ser encarado dentro de los conceptos clásicos porque se trata de un hecho nuevo en la polí­tica argentina. Las soluciones a la vista son meras soluciones cir­cunstanciales, carentes de trascendencia histórica, en tanto lo permanente es precisamente el proceso histórico que los políti­cos parecen haber olvidado. Los hechos políticos son simples formas transitorias cuando no se apoyan en el quehacer histó­rico que es el permanente y es el dominante.

Muchos no han comprendido el Justicialismo porque pare­cen estar viviendo aún en el siglo pasado. La fuerza del Justicia­lismo radica en que su línea intransigente está en la propia na­turaleza del desarrollo histórico, mientras que las otras tenden­cias viven y obran en el plano estrictamente político. Sus éxitos sólo pueden ser éxitos políticos, sin la gravitación ni la perma­nencia del quehacer histórico y, por ser éxitos meramente políticos, su signo es la fugacidad. El quehacer político sólo puede adquirir vivencia cuando tiene como sustento la línea histórica.

Para el Pueblo argentino, la Revolución Justicialista es defi­nitiva y es irreversible. El cuartelazo del 16 de setiembre de 1955 y la acción posterior de los gorilas la han consolidado. Frondizi terminará poco a poco con los gorilas, al mismo tiem­po que con el radicalismo. Sobrevendrá el caos y, del caos, só­lo el Pueblo puede salir victorioso, cuando las fuerzas que se lla­man a sí mismas "del orden", han conducido el país a su mayor desorden. Luego nos tocará encarar la reconstrucción, la que únicamente puede ser realizada por el Pueblo. Pero sería abe­rrante y estúpido que el Pueblo encarara ese esfuerzo y ese sacrificio en beneficio de los parásitos que realizarán también su explotación y su escarnio.

Nuestras tres banderas, enarboladas en los gloriosos días de Octubre, no han sido arriadas por el Pueblo que hoy, como en­tonces, lucha decidido por la Justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Nacional. Las revoluciones sociales difícilmente pueden ser realizadas y consolidadas por una sola generación. Nosotros hemos hecho el primer esfuerzo. Nuestras obras, nuestra doctrina y nuestra mística viven en la masa. Si muchas han sido nuestras realizaciones en todos los órdenes, nada ha sido comparable a la tarea de formar hombres del Pueblo capacitados para conducir, adoctrinados para proceder e idealistas para realizar. Si grande es hacer, más grande lo es aún enseñar a hacer.

Esas nuevas generaciones de dirigentes de la juventud que si bien sufrieron las consecuencias de nuestros errores también disfrutaron de nuestras realizaciones, han recibido nuestras banderas y las conducirán al triunfo. Cualquiera que sea el es­fuerzo y los extremos a que haya que llegar para lograr nuestra superación, serán pocos en comparación con el objetivo que se persigue, porque los Pueblos que no saben o no quieren luchar por sus derechos y su libertad, merecen la esclavitud.

Desde el 16 de setiembre de 1955, en que la reacción asesta la "puñalada trapera" al Pueblo, nuestra política se ha transformado en un drama sangriento y apasionado. La lucha integral ha pasado a ser la única forma de ejecución. El Pue­blo ha sido "barrido" del Gobierno y de toda representación popular; a la defensa de sus derechos se le ha contestado con fusilamientos, masacres, cárceles y persecuciones. Proscripto de la actividad política, desde la cual los profesionales de la política sirven los espúreos intereses de los enemigos del Pue­blo, se lo pretende obligar a trabajar más, ganar menos, sufrir dolores, hambre y miseria para capitalizar aún más a los explo­tadores que seguirán siendo su azote más denigrante.

Si se atreven a pedir un poco más de pan para sus hijos en­frentarán a los esbirros de la policía o de las Fuerzas Armadas, las movilizaciones militares y las intervenciones a sus asociacio­nes para impedir la defensa de los intereses profesionales.

¿Qué puede haber de extraño que el Pueblo, frente a la rui­na que le ha sido decretada, se en.peñe también en producir la ruina de sus enemigos? ¿Si la ruina del Pueblo, realizada por los "gorilas" de Aramburu y en vías de consolidarse en manos de Frondizi y sus secuaces, se vuelve la ruina de todos, no es­tará el Pueblo en su derecho de realizarlo? ¿Que no se ganará nada en hacerlo? ¿Y qué ganará si no lo hace?

Para juzgar a los enemigos del Pueblo es suficiente analizar su conducta en el Gobierno. En tanto nosotros actuábamos con el mandato popular y no servíamos otro interés que el del Pue­blo y la Nación, ellos proceden bajo la presión de designios foráneos inconfesables: es que nosotros proveníamos de los votos argentinos y ellos de los de Braden o de las bombas y es­poletas británicas. Por eso, también, nosotros sacrificábamos to­do otro interés al del Pueblo y nada hicimos que no fuera apro­bado por el Pueblo mismo.

Esa falta de ética y de vergüenza tiene también su explica­ción: entre nuestros enemigos hay también una falange oculta, la de los que hasta 1955 fueron "insoportablemente peronistas" y que a partir del 16 de setiembre, se convirtieron en nuestros peores enemigos. Esa bazofia, muy conocida por todos, repre­senta la falange de los sinvergüenzas. Ellos no cambian, cam­bian los gobiernos. Son más numerosos de lo qu& nosotros mismos imaginamos y más pertinaces que cualquier otro con delicadeza y dignidad.

El Pueblo ha vuelto a la explotación; la Nación al colonia­lismo. ¿Es que el capitalismo internacional y el imperialismo podrían utilizar argentinos honrados y dignos para lograr esos objetivos? Debemos estar preparados para presenciar aún muchas aberraciones e indignidades. Tanto a Frondizi como a los "gorilas" se los obliga a luchar por subsistir, unidos por la amenaza de lo que puede ser la sanción popular y separados por los intereses que, respectivamente, sirven. Estos intereses han de ser más fuertes aún que esta amenaza.

Los hechos están demostrando que se puede decir una men­tira pero, ni aún con todos los medios publicitarios, se puede hacer una mentira. Si la libertad y la democracia fueran sólo una palabra no habría inconveniente en que todos fuéramos li­bres y demócratas. Si mantener la dignidad y la vergüenza fuera sólo un asunto de simulación, ser virtuoso sería la cosa más fácil del mundo. Si llegar a la Presidencia fuera el objeti­vo de gobernar, nada sería más fácil que ser un buen gober­nante. Por eso los mentirosos, los falsos demócratas, los indig­nos y los sinvergüenzas, como los que hacen la parodia de gobernar, sirviendo intereses extraños a la función, no tienen vida larga, porque en el pecado llevan la penitencia. Los que proceden mal poco tardan en sucumbir víctimas de su pro­pio mal procedimiento.En toda empresa de largo aliento las bases falsas y los erro­res cometidos en el comienzo, difícilmente pueden ser corregi­dos en todo el curso de los acontecimientos. Por eso, asistimos a una etapa de la vida institucional argentina en la que todo parece torvo y desmañado, en la cual las verdaderas soluciones no aparecen, en la que los hombres se queman como fuego de artificio. Todo es producto de la falsedad de las bases iniciales: las mentiras que deben cubrir otras mentiras; la verdad y la ra­zón que deben ser aplastadas por la violencia y la arbitrariedad; la ficción a cambio de la realidad. Nada estable y permanente puede edificarse sobre escombros y basurales y eso es lo único que va quedando a sólo cuatro años de la acción de los explo­tadores y vendepatria que desplazaron al Pueblo y depredaron material y moralmente a la Nación.

Para juzgarnos, no es suficiente recordar cuánto hicimos en el Gobierno, sino que es también menester conversar con nosotros mismos, cuando estemos bien persuadidos que no estamos conversando con una mala persona. Luego, analizar qué hemos hecho para combatir a la ignominia, y, finalmente, cómo lo hemos hecho. El compañero Américo Barrios nos dice mucho a este respecto, y su palabra clarividente y erudita nos abre multitud de inquietudes justicialistas "En política no exis­te la fatalidad, nos dice. Los hechos no provocados por la con­ducción pueden influir en la política, pero su curso y los obje­tivos son alcanzados por la consciente preparación y por la planificación del quehacer. La fatalidad no conquista objetivos: los aleja o los acerca, pero no los destruye ni los alcanza. No es la fatalidad la que envía a Luis XVI al cadalso; son la injusticia y los enciclopedistas".Napoleón también afirmaba que nunca el éxito es produc­to de la casualidad, ni de la fortuna, ni tampoco la suerte tiene mucho que ver con él. El éxito se concibe, se prepara, se realiza , y se explota. En otras palabras, se planifica y se conduce. To­dos, en la medida de nuestras posibilidades, hemos luchado contra la infamia en medio de violencias y dificultades; pero nuestros esfuerzos, hasta ahora, han sido parciales. Hagamos un esfuerzo de conjunto y habremos salvado al Pueblo y a la Nación. Este esfuerzo de conjunto impone una organización, una preparación y un plan de acción, todo lo cual se encuentra en plena realización. El empeño de todos ha de ser el de al­canzar cuanto antes estos objetivos de la conducción. Lo de­más depende de la disciplina y de la firme voluntad de vencer a costa de cualquier esfuerzo o sacrificio y, eso, no ha de fal­tar al Pueblo argentino.

El compañero Américo Barrios, por muchas razones be­nemérito en el Movimiento, nos hace llegar su lealtad a los principios y su inquebrantable fidelidad a la causa, en estas palabras encendidas de convicción y de esperanzas. Sólo yo se cuánto es mi reconocimiento.

Firmado: Juan Perón.


  • Visto: 2936

Actualidad desde una concepción peronista

  • Ni indignado, ni sorprendido: "disipado". (RESPECTO A LA CRITICAS APARECIDAS EN EL PERIÓDICO "LA NACIÓN" AL INSTITUTO "MANUEL DORREGO" )

    panchopestanhaMuchachos y muchachas:

    La verdad es que como abandoné hace tiempo la costumbre de leer los periódicos y de escuchar las radios porteñas, ya que en razón  de su matriz compulsiva y alienante, hubo un tiempo en que mi analista me recetó una pastillita terminada en "zepan", me enteré por vuestros respectivos correos, y por un llamado de Araceli, respecto de las sendas notas publicados en esa añeja y vetusta tribuna de doctrina que debe costar al rededor de cinco pesos (prometo mañana consultar al canillita de la esquina).

    Nota Completa...

  • PROGRESAR, donde hay una necesidad, nace un puntero

    PROGRESAR, donde hay una necesidad, nace un puntero

    Pareciera ser que las definiciones y acciones políticas legadas años atrás por enormes figuras políticas de nuestro país han pasado a ser simple vidrieras, valga la paradoja, para denostarlos. Lo que en algún momento imprimiera Eva Perón sobre nuestra obligación política de que en cada rincón donde encontráramos una necesidad trabajáramos fuertemente en imponer un derecho social, es distorsionado por una realidad que aqueja y crece.

    Nota Completa...

  • Resistencia de Ayer, Hoy ... y Siempre

    patriciomircovichUno de los acontecimientos que mas recordamos, tanto por el momento de angustia, como por la gloriosa reacción espontánea y heroica del verdadero pueblo aparentemente desorganizado de puertas afueras, pero efectivamente organizado puertas adentro, y que como en mi caso rememoramos entre las líneas de algún que otro libro o en esas charlas interminables con personajes de aquella gloriosa época, es el de la RESISTENCIA PERONISTA. Pero hubo y hay otras. 

    Nota Completa...

  • Sobre pensadores "paisanos" a propósito de la revista Ñ

    (y cartas de intercambio con Máximo Chaparro)

    Un pequeño artículo escrito con la sola intención de hacer ver a una hija menor el manejo arbitrario que se hace de los medios culturales en orden a las ideas, logró despertar el interés de uno de los más significativos filósofos argentinos contemporáneos, con el cual intercambiamos cartas. Todo ello, sin querer, nos ha hecho poner sobre el tapete el tradicional tema de “la cuestión judía” desde una perspectiva filosófica.

    Nota Completa...

  • Nosotros, los querellantes*

    jorge gilesLos mismos que chocaron el país hace diez años, arrojando a la calle millones de víctimas sociales, pretenden hoy aparecer como "carmelitas descalzas" ante la tragedia ferroviaria de la estación Once.

    Sin embargo, la indignación por el impudor que demuestran estos lenguaraces del monopolio, los presuntos "intelectuales" del viejo poder y los oportunistas de la vieja política, no debería impedirnos hacer un análisis objetivo del país donde se produjo esta desgracia que nos enluta a todos.

    Está claro que los poderosos intereses que intentan voltear este modelo de desarrollo económico con inclusión social, ven en cada suceso, sea bueno o trágico, una posibilidad de producir una grieta, una fuga, una oportunidad para desgastar y quebrar la marcha del proyecto iniciado en el 2003 por Néstor Kirchner y continuado por Cristina.

    Nota Completa...

  • ¡¡CHORROS!! Nos están robando el peronismo

    Por donde se lo mire, ya sea desde los últimos momentos de vida de Perón, con Isabel, con los golpes de estado, con los presidentes radicales y hasta con los propios presidentes “peronistas” de cualquier lado y forma, nos están robando al peronismo.

    Nota Completa...

  • Hermano Nestor

    Hermano Nestor

    Hermano Néstor que seguís entre

    nosotros, caminando la Historia ,

    despertando corazones,

    vino a quedarse en el Pueblo

    tu viento de Justicia y de Memoria.

     

    Se hizo nuestra voluntad postergada,

    así en La Quiaca como en Ushuaia

    y el sueño de Artigas y San Martín,

    Bolívar y Martí, la Patria Grande ,

    la Patria de los iguales.

     

    Seguiremos multiplicando los panes,

    y aunque ya pusimos las dos mejillas,

    avanzaremos con Cristina -cueste lo

    que cueste- por amor a la Argentina.

     

    Ayudanos a librarnos de los

    Magnettos y sus socios de la mentira

    y del despojo, ahora y siempre.

     

    En el nombre de Juan, de Eva y

    de los 30.000,

    así será hasta la Victoria.

    Nota Completa...

  • Para un peronista no hay nada peor que un Bonasso

    La situación política ha comenzado a experimentar cambios notables, que denotan el rumbo que el Dr. Kirchner impondrá a su gobierno en los próximos meses y los objetivos políticos que se propone alcanzar.

    Kirchner viene de un sector de la juventud peronista de los años '70, llamado "la tendencia revolucionaria", o simplemente, "la tendencia", que fue el grupo peronista más "izquierdista" de aquel entonces, poco afecto a obedecer la conducción de Perón y que llegó a enfrentarlo a partir de 1973.

    Nota Completa...

  • LA CONCIENCIA JURÍDICA POPULAR COMO FUENTE  DE LA LEY Y DEL DERECHO

    LA CONCIENCIA JURÍDICA POPULAR COMO FUENTE DE LA LEY Y DEL DERECHO

    El positivismo ha hecho estragos en las ciencias sociales, pero fundamentalmente en la pretendida ciencia del derecho. Así, muchos profesionales que egresan de las carreras de abogacía en Nuestra América, generalmente siguen homologando el “derecho” con la ciencia experimental, como lógica deductiva y matematizada,  desconociendo que los pueblos y los hombres no son de laboratorio, ni hay leyes universales en la historia; que los experimentos no son químicos,  ya que se enfrentan dolorosamente con culturas diferentes, con conciencias y voluntades históricas que son irreproducibles.

    Nota Completa...

  • Recordar a Rucci es un acto de justicia con la historia

    Recordar a Rucci es un acto de justicia con la historia

    Hoy queremos recordar a José Ignacio Rucci a 47 años de su cobarde asesinato, perpetrado un 25 de septiembre de 1973. Dos días antes Perón había ganado las elecciones con más del 60% de los votos. Fue un resultado contundente que expresaba un mensaje inequívoco: el anhelo del pueblo argentino de poner fin a largos años de enfrentamientos y desencuentros vanos.

    Nota Completa...

  • Golpe de Estado Parlamentario en Paraguay

    Golpe de Estado Parlamentario en Paraguay

    En los últimos días, tres colegas, opinaban con relación al golpe de estado ocurrido en la Republica del Paraguay, escribían, uno: “La ciencia política tiene desde hoy una nueva y lamentable categoría: "Golpe de Estado Parlamentario". M. Riorda. Otro, D. Zovatto Garetto escribía: Si los mecanismos de defensa colectiva de la democracia, regionales y subregionales, son burlados por dos de los países más débiles de la región, Honduras y Paraguay, la credibilidad de los mismos esta herida de muerte. Y M. Barrios hacia referencia a los profundos cambios que la gestión de Fernando Lugo había realizado que: rompió el sistema partidista que había llevado al Paraguay, a un país que era una especie de semiestado y a una democracia formal vacía a través de la complicidad formal entre el Partido Colorado y el Partido Liberal.

    Nota Completa...

  • Hay que matar a Perón

    Los que transitamos fervorosamente el camino signado por la politica Peronista, o los que de alguna forma adhirieron al objetivo propuesto por el General Perón, donde sobre una condición filosófica doctrinaria planificada, la Nación se preparara para realizarse en un gran país, sabemos que de alguna forma, para que esto no ocurra: HAY QUE MATAR A PERON.

    Nota Completa...