Skip to main content

PERÓN ESCRIBE

Cartas digitalizadas

CARTAS DE PERÓN

Cartas digitalizadas

PERÓN RESPONDE

Cartas digitalizadas

Carta al cro. Armando Méndez (15-04-1957)

Caracas, 15 de abril de 1957.

Al Compañero Armando Méndez

Río de Janeiro

Mi querido amigo:

Como le decía en mi anterior, he recibido su carta del 1 de abril pasado, pero, como la correspondencia no anda bien, le reitero en esta la contestación para ver si la recibe y le ruego que me conteste enseguida avisándome. Ante las dificultades que ofrecen los medios postales, usamos un comedido que era de la línea aérea, pero por lo visto a Ustedes no les han llegado las cosas que mandamos por su intermedio. Esos envíos eran artícu­los que yo redacté sobre economía, sobre el deterioro del peso, sobre la política, etc., para ser publicados allí, y que por cuerda separada remití a Don Geraldo (Rocha), para asegurarme por varios medios de su recepción. Sin embargo, ahora recibo una carta de Don Geraldo en la que me manifiesta que no ha recibi­do ninguna carta mía, siendo que le he enviado no menos de tres, extremo que me llama extraordinariamente la atención.

Esta carta se la envío a Modesto (el ex diputado nacional por Córdoba, doctor Spachesi) para que se la haga llegar, porque allí deben interferir las cartas en el Correo, lo que se podría averiguar por algún medio. Es posible que se pague al em­pleado que distribuye nuestra correspondencia.

Referente a nuestros asuntos comerciales espero que haya hablado con Rubén (Antonio), como le decía en mi anterior. Aquí todo está un poco parado porque, con la fuga de Jorge (Antonio) y su estadía en Chile, que ya se va prolongando mu­cho, tiene todo derivado hacia ese lado.

Con respecto a su situación personal crítica quedo impuesto que nada se ha resuelto todavía. No se apure y, si necesita en Río, alguna cosa hágamelo saber para mandarle enseguida lo que precise.

Las cosas de la Patria siguen su curso normal. La canalla dictatorial anda cada día peor y el caos ya no es un anuncio sino una cruda realidad. Abrigan la intención, según me anun­cian de allí, de poner la Ley marcial contra la amenaza de huelga general revolucionaria. Con eso no harán sino extremar los problemas y precipitar su caída, porque la resistencia pasiva seguirá y su culminación está decidida a corto o largo plazo. Yo sé, por las organizaciones que existen, que podrán em­plear a fondo la fuerza, pero no podrán solucionar ninguno de los problemas existentes. Mis últimas informaciones es que se vive una situación dramática en Buenos Aires, con doce mil toneladas de basura cubriendo las calles, en tanto los lugares públicos muestran armas y carros armados de todo calibre en un intento de intimidar a la población. Mientras tanto la gente putea sin cesar contra el desgobierno, sin importarle el mues­trario de amenazas, y el hambre y la miseria se apodera de los hogares como realidades cotidianas.

En tanto estos cacasenos de la Casa Rosada piensan en mí, los peronistas de la Patria les ponen la tapa. O sea, mientras ellos se afanan por echarme del Continente americano el Pueblo los echa a ellos de la Argentina. A lo mejor se encontrarán todavía conmigo en Caracas, o en cualquier otra parte. Ellos saben que están atizando a un volcán y que todo depende de cuando comienza la erupción. Ese día van a volar sin que si­quiera se den cuenta de lo ocurrido hasta que estén en el aire. O me equivoco mucho, o en poco tiempo más sabremos bien a que atenernos a este respecto.

Le ruego que me contesten diciéndome si reciben bien esta correspondencia y si les ha llegado lo anterior, mandado a la mano, para saber a que atenernos en el futuro. Saludos a todos los compañeros.

Un gran abrazo.

Firmado: Pecinco.

  • Visto: 2666