Skip to main content

Cartas de Rosas

Carta de Rosas a Quiroga (28-02-1832)

Buenos Aires, febrero 28 de 1832.

Fecho.

 

Mi querido buen amigo Señor Don Juan Facundo Quiroga.

fengo conmigo su estimable de 12 de enero. Por ella me dice usted que su silencio sqbre la Comisión Representativa y sobre la inoportunidad para la reunión del Congreso General Federativo, debía haberme hecho entender el motivo.

Usted con fecha 27 de noviembre, contestando a mi carta datada en el Rosario a 3 del mismo noviembre, me expresó parccerle muy justas las razones en orden a la continuación de la Comisión y lo peligroso que ella sería al importante objeto de nuestra organización política. En esta virtud me asegura usted que por su parte no dejaría de coadyuvar en cuanto le fuese permitido para arribar al fin que yo me había propuesto. Yo he contestado a esa carta lo que usted verá en mi contestación de esta fecha y deducirá cuál ha sido lo que pude entender con posterioridad a su silencio. Ahora me manifiesta usted que es Unitario por convencimiento. Se refiere a que ésta su opinión particular me la hizo saber por varias veces. Le protesto por nuestra sincera amistad que no hago memoria de tal aserto. Mas cuando veo el respeto que ha consagrado a la voluntad de los pueblos pronunciada por el sistema Federal, me es usted más apreciable. Por ese respeto, que creo la más fuerte razón de convencimiento, soy yo Federal y lo soy con tanta más razón, cuanto que estoy persuadido de que la Federación es la forma de Gobierno más conforme con los principios democráticos con que fuimos educados en el estado colonial sin ser conocidos los vínculos y títulos de la aristocracia como en Chile y Lima, en cuyos Estados los Condes, los Marqueses y los Mayorazgos constituían unas jerarquías.

 

que se acomodan más a las máximas del régimen de Unidad, y los sostienen; pero aún así siendo Federal por íntimo convencimiento, me subordinaría a ser Unitario, si el voto de los pueblos fuese por la Unidad.

Cuando pues he pedido a usted su opinión ha sido bajo la confianza que usted me la daría en el sentido de acomodamiento y conformidad con el voto público que se hiciera sentir, y conocer entre los habitantes de las provincias del interior. Mas ya que usted se propone ahora penetrarlo con certeza, estoy desde luego conforme en esperar, a que se informe con exactitud del sentimiento general de los pueblos.

El señor Coronel Ruiz instruye como usted dice de los despachos de ascensos que han recibido Jefes y Oficiales, e igualmente de los que no han ascendido, son acreedores a ascensos y también quienes no lo son. Para no errar en esta parte he resuelto mandar los ascensos por mano de usted para que de las suyas pasen al señor Ruiz. Mando, según las instrucciones, despachos para grados y para empleo efectivo para todos y cada uno de los que deben ascender, cosa que usted dirija al señor Ruiz los que correspondan a sus títulos bien 'de grado solamente, bien de grado y de empleo efectivo.

Al Coronel Ruiz he creído, usando de las facultades extraordinarias, ascenderlo a General de la Provincia, y después dar cuenta a la Sala de esta promoción.

Reciba usted las protestas de estimación con que es cada vez su mejor amigo y reconocido compatriota.

Juan Manuel de Rosas

p. d.

Incluyo a más de los despachos llenos, diez firmados en blanco, con los que podrá usted suplir cualquier vacío que... y equivocación u error en los llenos; siendo que aguardo el resultado de lo que usted dispusiese para proceder aquí a la toma de razón en la Contaduría, y reconocimiento en la orden del día.

[Borrador de Manuel V. de Maza con correcciones de i?osas.] [En Archivo General de la Nación. 5-28-2-1.]

  • Visto: 2123