Cartas de Rosas

Carta de Rosas a Estanislao Lopez (15-07-1830)

 

 

Buenos Aires, 15 de julio de 1830.

[Borrador]

Mi Distinguido Amigo y Compañero Señor Don Estanislao

López:

Por la correspondencia que en copia adjunto verá usted que lo mismo que se propone como puntos para proceder a un ajuste sólido entre los Gobiernos litorales y* Córdoba, no importa ya otra cosa sino la imposibilidad de arribar a una negociación airosa para nosotros o accesible al señor General Paz. Haré mis observaciones, y de éstas deducirá usted el fundamento que tengo para desesperar de que podremos entendernos con dicho Géneral.

En el día los ofrecimientos de éste se reducen a que fijará el número de tropas de línea de la provincia de Córdoba por un arreglo que también comprenderá a las provincias litorales.

Si el señor General Paz hubiera prestádose a las indicaciones que se le hicieron el 12 de abril, cuando aún no eran subyugados los pueblos del interior, su allanamiento habría tenido la aceptación que hoy no puede ser bastante. El General Paz nada ofrece, si no se presta a disolver la fuerza que ha diseminado fuera de su territorio, y a que los pueblos que han avasallado por su medio queden en perfecta libertad para establecer sus Juntas y Gobiernos.

Adonde quiera que se hallen dichas fuerzas, ellas no son de las provincias que dominan, sino del Ejército de Córdoba.

 

Si los Gobiernos litorales conviniesen con lo que en esta parte pretende el General Paz, caerían en el insidioso lazo de venir a sancionar el trastorno que ha causado; y lo que es aún peor, aparecerían los aliados reconociendo la ocupación a la fuerza armada, y se presentarían a sí mismos al señor General Quiroga y demás que han obrado en sentido igual, como caudillos de la anarquía y del desorden. .

Para que así no sea, no es posible entrar a tratar bajo otras bases que las de la disolución de las fuerzas conquistadoras; nombramiento de Representantes y de Gobiernos, libres de toda influencia extraña, colocándose provisoriamente Jefes que no hayan tenido parte activa en la última guerra; reposición del señor Ibarra y Junta de Santiago; porque ni ésta ni aquél han intervenido en la guerra, y es la mayor de las felonías que alarma a todo el país, la que se ha cometido con el hecho de su deposición.

Ültimamente: para tratar, es preciso no olvidar que el General Quiroga y los que con él han militado y estado a sus órdenes, investían un carácter público que debe reconocerles, pudiendo restituirse libremente a sus casas, y estar donde mejor les acomode. Aquí importa observar que así como nosotros excusamos hacer reclamaciones contra el General Paz y sus secuaces por los horrores que han cometido y males que han causado a toda la República, así ellos deben quedar comprometidos a la recíproca.

El decreto de 18 de noviembre no puede ser asunto del tratado. Las armas y demás artículos de guerra en ningún país son por sí materia de libre comercio y ni de libre extracción o importación. Los Gobiernos establecen en el particular las reglas que les acomodan, y nadie tiene derecho a quejarse de restricciones en esta parte. Buenos Aires y sus aliados son libres para poner a este respecto en sus territorios las reglas que quieran y tengan a bien. Este es un punto privativo de la seguridad de todo pueblo independiente, que no debe someterse a un tratado permanente. El General Paz no tiene una garantía equivalente que ofrecer a los Gobiernos litorales, igual ni mejor que la vigencia del decreto de 18 de noviembre. En ésto es importantísimo no ceder, ni aflojar, porque cualquier artículo que se inquiera en un tratado permanente sobre este particular, permitiendo aún temporalmente la exportación de armas, es degradante a las provincias litorales. Éstas, cuando a las desconfianzas hayan sucedido las seguridades y el reposo de todos los pueblos, entonces podrán suspender o revocar el citado decreto, o formar convenios especiales para que la exportación de armas sea libre, y en qué términos.

 

Los pueblos y las Naciones nos observan. Aquéllos, si se armaron, si se pusieron en guardia, y si entraron por último en contienda, fué en defensa de las leyes, y por no sufrir sobre sí y sobre sus instituciones, las vías de hecho del 1? de diciembre de 1828. Ellos no han triunfado; y si por esta fatalidad las públicas necesidades nos obligan ahora a tratar con los que han hollado los deberes mas sagrados, ya que lo hagamos, es preciso en mi concepto hacerlo, volviendo por sus derechos, y por las personas que los han sostenido, así por nuestra dignidad como por el crédito exterior de nuestros principios; y porque en ningún caso pueda recaer sobre los Gobiernos litorales motivos de cargo alguno por inconsecuentes, débiles o imbéciles.

La contestación, por lo mismo, a la nota oficial de Córdoba, si aún no hubiese sido remitida, yo no encuentro que deba ser variada, sino para robustecerla y hacerla aún mas enérgica y decisiva; pues habiéndose publicado por ellos la que dió Górdoba, de que resultó que aquí también se publicase, debe igualmente darse al público la respuesta que ustedes crean conveniente, respecto a que las indicaciones privadas que en la ocasión se hacen no son admisibles, ni mejoran la negociación pendiente, ni pueden imprimirse, a pesar de la ansiedad en que se halla el público.

Bien advierto que si las condiciones que el General Paz nos pone no son de admitirse por la opinión moral que ganaría, haciéndonos entrar por proposiciones que nos envilecerían y humillarían ante los pueblos y ante las Naciones, tampoco él podrá entrar por las nuestras, porque su orgullo quedaría obscurecido, y desbaratados sus planes de ambición.

Pero es preciso que entre por éstas, si quiere tratar, a fin de que en el tratado luzca la justicia y la preponderancia de los principios sobre que hemos obrado y estamos obrando.

 

Y    ya que por ahora ésto no se consiga, lo que se deduce es que las cosas han venido a tal punto que no es posible hacer cosa de provecho por medio de tratados. Mas siendo necesario manifestarnos decididos a buscar la paz, y evitar la guerra, importa que nos cpnduzcamos en las circunstancias con habili dad y destreza, tal de modo que jamás se nos impute el que provocamos a la guerra o que la deseamos.

Usted verá lo que escribo al señor Oro por la copia que adjunto. A éste creo que debe contestarle que el señor General Paz no da las garantías que en el día son ya forzosas para deponer todo temor, y quedar con seguridad y con honor, que el camino que ha abierto es en la ocasión degradante, difícil, y muy sospechoso, porque ni disuelve la fuerza, ni deja en libertad a los pueblos, y quiere además que los Gobiernos litorales reconozcan, y se sometan a cuánto le ha parecido hacer, que es decir, que se echen sobre sí el borrón de legitimar la subyugación, y se contrariase a sus principios: que rer capacite el señor General Paz lo que envuelve lo que pide, y hallará que al todo intenta degradar, y deshonrar a las provincias aliadas: que por todo parece, que está muy distante de su corazón la paz que con ansia se busca por los aliados.

Y    se desea para todos los pueblos de la República que le conteste en estos términos, y le repita que los Gobiernos litorales, si por la paz y libertad, están resueltos a hacer sacrificios, no parece racional ni conforme que olvidándose que pertenecemos todos a una misma familia, se nos exija que aprobemos tácitamente cuanto ha hecho, y que se deje pesar la ley de vencedor en los oprimidos, y en los que han sido menos felices que él por las armas. En fin, en éstos u otros términos creo puede prepararse la contestación a Oro: de modo que éste entienda que deseamos la paz y que aún no perdemos las esperanzas de tratar para lo que siempre estaremos prontos y dispuestos.

Por conclusión, deducirá usted de todo lo que he observado que en la imposibilidad de poder celebrar tratados onerosos, creo que lo que nos conviene en nuestra posición es que se vea que hemos buscado y buscamos con anhelo la quietud, sosiego público, que sin aparecer indiferentes a las calamidades de los pueblos y a la justicia de la causa de los oprimidos, no nos metemos con nadie ni a nadie incomodamos. Mas como sin embargo pudiera intentarse invadir nuestros territorios, entonces, forzados a defendernos, resistiremos la invasión, para lo que interesa que no perdamos momentos en ponernos fuertes y en aptitud de sostener con honor nuestros derechos.

 

Es de usted con el aprecio que siempre, su amigo y compatriota.

[Juan Manuel de Rosas]

[En Archivo General de la Nación. Sección Farini, Leg. 18.]

 

 

 

 

 

 


  • Visto: 2813

Actualidad desde una concepción peronista

  • La leyenda negra. Un ataque a nuestra identidad

    La leyenda negra. Un ataque a nuestra identidad

    Puede decirse, sin temor a exagerar, que la leyenda negra consiste en un juicio negativo e "inexorable", aceptado sin indagar su origen ni veracidad, según el cual España habría conquistado y gobernado América durante más de tres siglos, haciendo alarde de una sangrienta crueldad y una opresión sin medida, que no encontraría comparación en la historia occidental moderna. La fábula anti-española sostiene que la empresa del Descubrimiento se llevó a cabo por una insaciable codicia y avaricia, cuyo objetivo no sería otro que la sed de oro que tenía el imperio español; para lo cual no se dudó en perpetrar un "genocidio" sobre las poblaciones indígenas, causando 50 millones de muertos.

    Nota Completa...

  • Leonardo Favio: Un trabajador del arte que siempre nos acompañará!

    Leonardo Favio: Un trabajador del arte que siempre nos acompañará!

    Nacido en Mendoza con el nombre Fuad Jorge Jury, trascendió décadas y espacios como Leonardo Favio. De niñez conflictiva por la pobreza, el abandono paterno y el encarcelamiento por robos, probó suerte viniendo a Buenos Aires.

    Nota Completa...

  • APOTEGMAS VERSUS PROPAGANDA

    APOTEGMAS VERSUS PROPAGANDA

     

    Una de las situaciones que genera la pandemia es que lo urgente te supera, no te permite el desarrollo del necesario pensamiento político, sobre todo en aquellos que tenemos alguna responsabilidad de conducción concreta por más mínima que sea en la actual coyuntura.

     

    Nuestra doctrina es un pensamiento para la acción, no puede ser puro pensamiento, pero tampoco acción inconducente, como decía Rucci tirar trompadas al aire. Por eso me pareció Importante volver, aunque sea un poco al pensamiento político en el marco de esta pandemia.

    Nota Completa...

  • Carta del obispo de Florida a George Bush

    Por el Obispo católico de Florida, EE.UU. Monseñor ROBERT BOWAN

    Transcribimos a continuación la carta enviada por el Obispo católico de Florida, EE.UU. Monseñor ROBERT BOWAN (*) al Presidente George W Bush. (Atención Familia Ponsard).

    "Somos blanco de los terroristas porque, en la mayor parte del mundo, nuestro gobierno defendió la dictadura, la esclavitud y la explotación humana"

    Nota Completa...

  • Fidel:

    Fidel: "Perón fue capaz de diseñar una política independiente y de raíz obrera"*

    El presidente Chávez presentó ante el Parlamento de Venezuela su informe sobre la actividad realizada en 2011 y el programa a ejecutar en el año actual. Después de cumplir rigurosamente las formalidades que demanda esa importante actividad, habló en la Asamblea a las autoridades oficiales del Estado, a los parlamentarios de todos los partidos, y a los simpatizantes y adversarios que el país reúne en su acto más solemne.

    Nota Completa...

  • EL FEMINISMO DEL PAÑUELO VERDE

    EL FEMINISMO DEL PAÑUELO VERDE

    "El feminismo “del pañuelo verde” que se presenta como un “nuevo paradigma” encuentra como primera premisa de su razonamiento aunque este no lo haga expreso- en el pensamiento de Federico  Engels, por lo que pude ser considerado también dentro de las teoría neomarxistas.

    Nota Completa...

  • De vez en cuando la vida…

    jorge_gilesEn la pantalla chica es posible ver en estos días un aviso de la ANSES por la Asignación Universal por Hijo y celebrando desde ahora el próximo Día del Niño.

    Ver a esos mocosos tan bellos y felices, bailando, riendo y jugando nos remite a la  patria de la primera nostalgia.

    La patria de la infancia, de la juventud, del país inclusivo que supimos ser a mitad del siglo XX.

    Nota Completa...

  • Izquierda Tilinga Y Derecha Mistonga

    diego_gutierrez_walkerUna de las consecuencias de la disgregación del peronismo como movimiento político que supo congregarse alrededor de un liderazgo natural y de un complejo cuerpo doctrinario es haber convertido a la política argentina en una celda en donde sólo caben lugares para una izquierda socialdemócrata y gramsciana y para una derecha liberal y entreguista.

    Nota Completa...

  • ¿Siempre nos mintieron?

    ¿Siempre nos mintieron?

    Félix Luna y Luis Alberto Romero, los argentinos y la historia best-seller

    He leído (porque alguien me lo pasó fotocopiado, ya que no soy lector de Criterio) un artículo que transcribe una conferencia de Félix Luna y Luis Alberto Romero el 16 de agosto pasado.

    Nota Completa...

  • No me lloren, crezcan

    La historia dice que Juan Domingo Perón falleció un día como hoy hace 35 años, el 1º de Julio de 1974.

    Que fue General de la Nación y tres veces elegido Presidente de los argentinos por voluntad de su pueblo. Que recuperó la justicia social y la soberanía de los argentinos desde el día que los trabajadores le devolvieron a él la libertad, el 17 de Octubre de 1945. Desde entonces llamado, el Día de la Lealtad.

    Nota Completa...

  • No hay bala que pueda con la mística

    No hay bala que pueda con la mística

    El presidente venezolano murió víctima de un penoso mal. Una enfermedad de nombre pequeño terminó con un gran hombre. 

    El 5 de marzo empezaron los análisis: se verá el trámite constitucional para llamar a elecciones; cómo jurará Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Venezolana;  se especulará con la candidatura del vicepresidente Nicolás Maduro; se seguirá atentamente el accionar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FAN); cual es el futuro del Partido Socialista Unido de Venezuela; y qué rol jugará Henrique Capriles y la oposición venezolana. Pero antes está el dolor de un pueblo por la pérdida de su líder, algo que en Argentina conocemos repetidas veces.

    Nota Completa...