Origen y destino de la Gran Patria Hispanoamericana*

El impacto del descubrimiento y la conquista marcan nuestra peculiar manera de ser americanos y fijan nuestra actual posición en el mundo. El mestizaje es condición, mérito y posibilidad. Nación de patrias lanzada hacia un futuro superador en el camino por reencontrarnos con nuestro origen y destino que es fe y misión de redención americana.

"Quien reniega de la historia hipoteca su futuro."
Juan Perón

“No somos europeos. Tampoco indios.
Constituimos un pequeño género humano mixto.
Somos suramericanos.”
Simón Bolívar

“Interrogamos el pasado para obtener la respuesta del futuro, no para volver a él en melancólica contemplación o para restaurar formas perimidas, sino para que nos enseñase cuáles son los métodos con que se defrauda el presente e impedirlo (…) hemos aprendido que el arte de nuestros enemigos consiste en fraccionarnos en puntos de vista pequeños y reducidos, y ya nadie podrá destruir la visión integral que se ha logrado.” Arturo Jauretche

Parece que todos los 12 de octubre hay que volver sobre lo mismo. Evidentemente, la visión integral que creía arraigada Don Arturo Jauretche en el fragmento de discurso del año 1942 que consignamos como epígrafe, es hoy una quimera. El carácter nacional no es innato, es una empresa que sale bien o mal, que se hace, se deshace, se rehace según la acción vital de un pueblo. En tal sentido, vivimos una profunda crisis de identidad que lamentablemente refuerza nuestra situación semicolonial y comienza por negar una y otra vez lo que somos, ese “pequeño género mixto” que en boca del Libertador no era nostalgia virreinal ni “indolatría”, sino lisa y llanamente, la asunción del mestizaje forjado por uno de los acontecimientos más trascedente de la historia de la humanidad: la irrupción de Europa en América y la irrupción de América en Europa. Amelia Podetti afirma que Colón no descubre el nuevo mundo, sino que descubre por primera vez el mundo en sentido de totalidad sobre el que se asienta la Modernidad, torciendo de una vez y para siempre el rumbo de la historia occidental en su conjunto.

Resulta cuanto menos paradójico que en momentos en que nos proponemos reconstruir la Patria Grande para volver a cabalgar la senda de los libertadores, borrando fronteras que coadyuven a liquidar los colonialismos internos, resurjan con virulencia las voces de los profetas del odio que fomentan a través de instituciones y organizaciones financiadas por el extranjero, el desprecio por nuestras raíces comunes, promoviendo conflictos y divisiones internas y hasta inventando rivalidades hacia el interior de nuestros pueblos. Sin lugar a dudas, su objetivo viene a prolongar la fragmentación que experimentó la América española cuando su proceso independentista fue detenido por el imperialismo inglés que hizo de las ciudades puerto galeones del desguace de la unidad hispanoamericana a la deriva de una serie de nacionalidades más o menos postizas.

La contracultura de la globalización que promueve el extravío de la línea nacional y la sumisión a los cánones europeos o yanquis tiene consecuencias que se erigen como serios obstáculos para el necesario proceso identitario que el pueblo argentino y los pueblos hermanos necesitan darse para trazar las estrategias adecuadas de un proyecto de liberación nacional y continental aún aplazado y cuyo aplazamiento, duele. Duele en nuestro raquitismo económico y en las cifras de mortalidad infantil por hambre de sur a norte y de norte a sur del continente. Tan colonizados somos que si los unitarios despreciaban el país por criollo, la oligarquía por gringo, ahora resulta que venimos nosotros a despreciarlo por mestizo, por “no originario“, como si existiera algún pueblo realmente originario del lugar que habita. En tal sentido, la fobia antihispánica de raíces protestantes, liberales y anglófilas y de yapa, proindígena, viene asentando una política de la historia que lastima en lo más íntimo la tradición histórica sobre la que se cimenta la construcción de nuestra nacionalidad. Cancela de un plumazo 500 años de historia, proceso fecundo sin el cual no existiríamos y a través del que se forjó una nueva raza, la nuestra. Nos niega a nosotros mismos y escribe nuestro origen en 1810 y, aún más, sepulta la historia americana en 1492 a costa de un supuesto genocidio perpetrado por la conquista. Es que la Leyenda negra española en América goza de profunda vitalidad. Asentada en un conjunto de relatos denigratorios según los cuales el paso de España por América ha sido enteramente siniestro: una mezcla nauseabunda de crueldad, fanatismo y violencia. Una obra genocida contra bondadosos indígenas (una nueva vuelta de tuerca al mito del “buen salvaje” que parecía ya perimido) a los que se sometió a la esclavitud más atroz. No obstante, no existe ni una sola prueba material real de que tal cosa ocurriera en esos términos, más aún, hay pruebas documentales de lo contrario que, claro está, no habilita la otra cara de la moneda, la de la leyenda rosa, igual de falsa, basada en la legislación de Indias de escaso y parcial cumplimiento en suelo americano. Vamos por partes:

1. No hubo genocidio en América. Hubo sí una mortandad abrumadora de indígenas por los virus que entraron en el continente con los europeos frente a los cuales no se tenían defensas. Un genocidio requiere que haya voluntad de exterminio y eso no sucedió en la América española, sí en las operaciones de conquista de anglosajones y holandeses, por ejemplo. Claro que existieron casos de brutalidad y abusos pero no fueron éstos origen de la catástrofe demográfica. La imposición de la autoridad y la explotación del trabajo se cumplieron apelando a pautas que, con ojos actuales, fueron inhumanas, no obstante, la tarea de evangelización incorporó a enormes contingentes de hombres y mujeres mancomunados en la creación de una nueva sociedad. Es necesario recordar que la inexistencia de fuertes prejuicios raciales en el español promovió la vertiginosa fusión sexual que dio lugar a la gestación de diversas generaciones que fundieron los rasgos étnicos predominantes en América -ibérico o europeo, amerindio y afronegro- en la unidad de un credo, el católico, y un idioma, el español o su lengua hermana, el portugués.

2. No existió la esclavitud de indios en América como política expresa de la Conquista. Hubo sí un régimen de trabajo muy duro con jornadas eternas y una retribución miserable, similar al existente en Europa que, reiteramos, con ojos actuales, resulta intolerable. En un tiempo donde la esclavitud seguía siendo una institución social vigente, los españoles por orden real no podían esclavizar a los indios y justamente por eso comenzó la importación de esclavos negros vendidos por los mercaderes árabes y por las mismas tribus africanas. Es necesario advertir, además, que el supuesto paraíso de armonía, libertad y unidad de los pueblos naturales que la Conquista vino a obturar tampoco existió más que en la cabeza de sus detractores. Existían profundas divisiones en los pueblos americanos que, de hecho, fueron utilizadas conscientemente por los españoles para desarticularlos. Por caso, el imperio azteca desarrollaba el sistema esclavista, sometiendo violentamente a diversos pueblos cercanos y practicaba sacrificios humanos como manera ritual de hacer la guerra.

Deformar la historia es mal formar el futuro. Hay que decirlo: la leyenda negra es falaz. No somos españoles, tampoco amerindios. Constituimos "la mayoría étnica" de más de 500 millones de americanos desperdigados a lo largo y ancho del Continente de la Esperanza. La "raza cósmica" de Vasconcelos, el "ser multígeno" de Scalabrini Ortiz, "nuestroamericano" de Ugarte, el "ni calco ni copia" de Mariátegui, la asunción de Juan Perón de que "para nosotros, la raza no es concepto biológico, para nosotros es algo puramente espiritual. Constituye una suma de imponderables que hace que seamos lo que somos y nos impulsa a ser, por nuestro origen y nuestro destino.”

El proceso de mestización de nuestros pueblos ha sido tan fecundo a lo largo de los siglos que los indígenas puros no sobrepasan en la actualidad el 5 % de la población total y sólo el 25 % de ellos habla exclusivamente su lengua de origen. Por consiguiente, la construcción de multiplicidad de “originalidades” atomizadas y desarticuladas no hacen más que reforzar el extravío de la noción de pertenencia a la casa común, quedando a merced de las operaciones de las potencias imperiales del tipo "somos distintos, tenemos que crecer por separado" que ha servido siempre para consagrar la división de Hispanoamérica, arte de fraccionamiento al que aludía Jauretche como modo de defraudar el presente. En nuestras patrias chicas los enfrentamientos más amargos han sido y continúan siendo entre paisanos, en muchos casos de igual color y origen pero escindidos a través de “diversidades” inexistentes, salvo para las usinas de fundaciones gringas que puertas adentro de nuestro país hacen jugosos negocios con la supuesta defensa de los “indios.” La diversidad verdadera la conseguiremos sólo cuando logremos que las banderas históricas de cada uno de nuestros países convivan en una sola nación. Lo otro es división, separatismo que pulveriza a través de una presunta "plurinacionalidad" la cuestión nacional pendiente para dividirnos y dominarnos.

Porque es el presente la plataforma de acción pero origen y destino, arraigo y esperanza, son los únicos horizontes que movilizan a los pueblos hacia el porvenir. No hay presente sin un pasado y un futuro que lo sostengan, el pasado no ha dejado de ser, vive en nosotros, da vida a nuestra pelea cotidiana. En síntesis: un nuevo mundo surgió de la fuerza de los hechos en 1492, un nuevo mundo que nos dio existencia y que nos pertenece. O, en todo caso, debería pertenecernos más y mejor. En tal sentido, el debate en torno al 12 de Octubre continúa siendo medular en la tarea de reelaborar una visión totalizadora del pasado y del presente para que nuestra América readquiera su conciencia perdida y responda a las voces de su destino para cometer la gesta inconclusa de San Martín y Bolívar. Levantar bien altas las banderas de la nacionalidad es en defensa de lo nuestro, desde la raíz de nuestra peculiar personalidad hasta la propia existencia soberana. Urge esforzarnos en darle a nuestra identidad argentina y americana el contenido de justicia, libertad y soberanía que las organizaciones libres del pueblo necesitan para que ese concepto no sea mero palabrerío vacuo.

*(Publicado en la Revista ASAMFE, Sindicato de Docentes de Santa Fe, 2016)

Author: Iciar Recalde

  • Visto: 1573

Actualidad desde una concepción peronista

  • La cultura peronista en la memoria popular

    La cultura peronista en la memoria popular

    No fueron pocas las veces que me tocó escuchar que el peronismo es una religión o que se lo compara con un grupo religioso, por aquello de sentirlo más que pensarlo. De esta forma, se busca su desprestigio como ideología, limitarlo a cuatro o cinco preceptos básicos que rondan la adoración a su fundador y su esposa; reducirlo a una doctrina cambiante y obsoleta según el interés de quien la aplique, haciendo del peronismo una ameba amorfa y pragmática.

    Nota Completa...

  • Inglaterra: colonialismo e imperialismo

    Inglaterra: colonialismo e imperialismo

    pablo vazquezLas declaraciones cruzadas entre el primer ministro británico y nuestra presidenta por el tema Malvinas tuvieron una nueva escalada. Las palabras destempladas de Cameron sobre el "colonialismo" argentino nos hacen reflexionar sobre la expansión imperialista inglesa.

    Gran Bretaña, a pesar de la pérdida de las 13 colonias en América del Norte y de enfrascarse en la guerra contra Napoleón Bonaparte, intentó dominar la zona del Río de la Plata en 1806 y 1807. Fueron derrotados ambas veces por el pueblo rioplatense, pero en 1833, los británicos invadieron las Islas Malvinas - posteriormente las Georgias del Sur, Sandwich del Sur e islotes adyacentes -, originando un conflicto que aún continúa.

    Nota Completa...

  • A propósito del artículo de Alberto Lettieri publicado en Ideas al Sur en el día de hoy

    A propósito del artículo de Alberto Lettieri publicado en Ideas al Sur en el día de hoy

    .....Al país no lo jodió las alpargatas, le hizo mal las incitaciones de los libros aviesos, la falsa ilustración, el tono de engolamiento doctrinario, el abuso de la palabra como instrumento de oprobio y su perduración aciaga en las columnas periódicas y en el libro. Palabra emponzoñada, enfardada en odio y resentimiento, proclamada y reiterada hasta el hartazgo por un escritor erudito, aspirante a “scholar”, cuya difusión semicosmopolita se debe a razones extraculturales (director de la biblioteca de Estado más importante del hemisferio austral, “viajero” anglosajón de su propio país, arcángel Miguel de la milicia democrática contra el dominio oscuro de Satán-Perón. Cultivo moroso del culto gardeliano a la “viejita”, frecuentación de un “entourage” de `poetisas y poetastros semiinstruídos, etc. etc.) En suma, los mitos de Pasternak y Solshenitzin, trasladados al subdesarrollo de una colonia intelectual europea.

    Nota Completa...

  • ¿Siempre nos mintieron?

    ¿Siempre nos mintieron?

    Félix Luna y Luis Alberto Romero, los argentinos y la historia best-seller

    He leído (porque alguien me lo pasó fotocopiado, ya que no soy lector de Criterio) un artículo que transcribe una conferencia de Félix Luna y Luis Alberto Romero el 16 de agosto pasado.

    Nota Completa...

  • Una extraña minoría que sigue ganando elecciones... O Reflexiones para renunciar a la viudez

    Vivimos una extraña época en que los que tenemos una afinidad ideológica más o menos inspirada en las obras y la doctrina de Perón integramos apenas una minoría. No es común encontrarse con personas que discuten en la vía pública defendiendo aquellos ideales. Es más, en los últimos veinte años no me crucé con ninguna experiencia semejante. Tampoco se lo exalta, al olvidado general desde las cátedras educativas, ni aparece en las tapas de las revistas. Sus afiches, en las Unidades Básicas, se caen de viejos.

    Nota Completa...

  • EL 24 DE MARZO Y LA CONCIENCIA NACIONAL

    panchopestanhaEntre otras definiciones, suele apelarse al vocablo conciencia para señalar a aquella propiedad o condición del espíritu que le permite al ser humano reconocerse en sus “atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta”. Mediante dicha actividad psíquica, el sujeto “se percibe a sí mismo en el mundo” y aspira al conocimiento exacto y reflexivo de las cosas.

    Nota Completa...

  • Y PERON VOLVIO A LLORAR. Brevísimas, desprolijas, confusas, e intempestivas reflexiones sobre el Ballotage.

    Y PERON VOLVIO A LLORAR. Brevísimas, desprolijas, confusas, e intempestivas reflexiones sobre el Ballotage.

    Si el primer peronismo cumplió una misión vital en la historia de nuestro país fue – precisamente - aquella que tuvo como objetivo primordial el de evitar que el capital financiero se apropiara de las herramientas del estado. En ese sentido el movimiento fundado magistralmente por Perón, doctrina mediante, constituyó un obstáculo, una muralla casi inexpugnable que evitó que la especulación financiera reinara en aquella Argentina marcada a fuego por el vergonzante pacto Roca Runciman, promoviendo la producción y el trabajo, como madre y padre del desarrollo y del destino nacional.

    Nota Completa...

  • Un terrible error de juventud

    juliobarbaroAlguien inventó una supuesta teoría según la cual hubo en el país una violencia asesina y nefasta y otra revolucionaria y digna de todo respeto. Las dos violencias -la revolucionaria y la represora- son parte de un pasado sobre el que se fue imponiendo una mezcla de amnesia y de dolor que, a partir de una justa condena, termina en una absurda reivindicación.

    Estas cosas son parte, además, de un discurso del que somos rehenes, donde casi el único espacio legítimo está dado por el hecho de haber participado en la violencia revolucionaria de los años 70 (o, en su defecto, por aplaudir a los que lo hicieron). Allí el número de los desaparecidos no puede pronunciarse en vano, como si el mito fuera tan sólo una exageración de la verdad. La justa crítica a la demencia represora se revierte en adulación a la supuesta víctima, que termina siendo un héroe trágico sin culpa alguna que lavar.

    Nota Completa...

  • OLIGOPOLIOS... O EL PUEBLO.!!!

    Gabriel A.Fossa

    Es necesario y es imprescindible virar el curso en la forma regular la competencia y de administrar el país.

    La economía doméstica está al borde del abismo, con el alza de los precios de los alimentos que están concentrados en 8 empresas multinacionales de alimentación, y 3 cadenas de supermercados que controlan el 70% del mercado argentino estos son, Coto-Cencosud-Carrefour y sus otras marcas, ellos forman los precios, que en realidad los precios están CARTELIZADOS por estos.

    Nota Completa...

  • Ataquen a Isabel o a lo último que queda de Perón

    No es ninguna novedad la continua persecución y proscripción que soporta el verdadero Movimiento Peronista –entiéndase no pejotismo- y por sobre todas las cosas el pensamiento de nuestro recordado e inmortal Juan Domingo Perón, que nosotros mediante espacios como este defendemos, y estén seguros que si fuese necesario, muchos lo haríamos hasta con la vida.

    Podríamos afirmar que todas estas actitudes antinacionales y vende patrias antecedidas entre otras a la de un 3 de Febrero de 1852, prosiguieron en Junio de 1955 con un brutal bombardeo cobarde, aun impune, cuyos actores principales, aquellos mismos que presionaran el botón que soltasen las bombas sobre el pueblo en Plaza de Mayo, hoy se jactan orgullosamente de lo acontecido y se rasgan las vestiduras declarando "lo volvería a hacer". Aquí no hubo ni habrá justicia.

    Nota Completa...

  • Es la Hora del Sur

    carlospereyrameleDurante los últimos 10 años por lo menos en Argentina, se nos ha tratado de imponer a la sociedad que el País estaba fuera de la agenda de USA, es mas que America Latina y fundamentalmente America del Sur estaba fuera de la agenda de los intereses estratégicos de EE.UU.; solo presente a la hora de mantener la lucha contra el terrorismo internacional y la inseguridad que trae aparejado el fortalecimiento de los carteles de las drogas y la corrupción que ello acompaña,  más los “regímenes” que no son de su agrado, verbigracia: Chávez, Castro,  Correa y Morales. A eso se reducía la política exterior norteamericana para con el Sur

    Nota Completa...

  • PROGRESAR, donde hay una necesidad, nace un puntero

    PROGRESAR, donde hay una necesidad, nace un puntero

    Pareciera ser que las definiciones y acciones políticas legadas años atrás por enormes figuras políticas de nuestro país han pasado a ser simple vidrieras, valga la paradoja, para denostarlos. Lo que en algún momento imprimiera Eva Perón sobre nuestra obligación política de que en cada rincón donde encontráramos una necesidad trabajáramos fuertemente en imponer un derecho social, es distorsionado por una realidad que aqueja y crece.

    Nota Completa...